Público
Público

La ministra de Exteriores viaja a Moscú para zanjar la crisis por la expulsión de diplomáticos

EFE

La ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, comenzará mañana una visita de dos días a Moscú para pasar revista a las relaciones bilaterales y zanjar la crisis surgida por la expulsión de diplomáticos entre España y Rusia a final del pasado año.

Jiménez, quien vuela hoy a la capital rusa, se entrevistará mañana con su homólogo, Serguéi Lavrov, y el lunes, lo hará con el viceprimer ministro, Alexandr Zhúkov, con quien presentará el programa de actividades del Año de España en Rusia y de Rusia en España durante 2011.

Este evento dará pie al intercambio de visitas de alto nivel entre ambos países, empezando por la que los Reyes harán a Moscú en las próximas semanas invitados por el presidente ruso, Dmitri Medvédev.

También está previsto que el jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, viaje a Rusia antes del verano y que el primer ministro ruso, Vladimir Putin, devuelva la visita en otoño.

La relación entre ambos países atraviesa uno de sus mejores momentos, aunque el incidente de la expulsión de los diplomáticos ha sido uno de los más destacados desde que España y Rusia restablecieron sus lazos en 1977.

El Ministerio de Asuntos Exteriores confirmó el pasado 28 de diciembre la expulsión de Rusia de dos diplomáticos españoles en respuesta a que se había tomado la misma medida en noviembre con dos funcionarios rusos "por realizar actividades incompatibles con su estatus", en alusión a un posible caso de espionaje.

Lavrov, en cambio, aseguró el pasado jueves que el incidente lo provocó España, puesto que los funcionarios rusos fueron invitados a abandonar Madrid sin explicación alguna.

"Nosotros también invitamos a dos diplomáticos españoles (a abandonar el país) para garantizar el equilibrio en este proceso, no porque seamos así de malos, sino sencillamente porque ése es el procedimiento habitual", declaró Lavrov.

Ambos Gobiernos han dado por superada esta crisis y creen que no afectará a la relación bilateral, elevada al rango de Asociación Estratégica en 2009.

Fruto de este acuerdo, ambos Gobiernos decidieron celebrar este año el llamado "Año Dual" con el objetivo de fortalecer los vínculos políticos, económicos, culturales y sociales a través de un amplio programa de actividades.

En sus reuniones con el Gobierno ruso, Jiménez ha adelantado que abordará también la situación de los derechos humanos en la Federación Rusa, a la que varias ONG acusan de cometer graves vulneraciones de las libertades de expresión y participación política.

Desde Moscú, Jiménez volará a Berlín el lunes al mediodía en el marco de su ronda de visitas tras asumir el cargo a finales del pasado mes de octubre.

Su primer acto será en el antiguo campo de concentración nazi de Sachsenhausen, a las afueras de la capital alemana, donde la ministra entregará una placa en memoria de las víctimas españolas que estuvieron en este recinto.

Posteriormente, se entrevistará con su colega alemán, Guido Westerwelle.

Ambos ministros terminarán de perfilar la visita que la canciller alemana, Angela Merkel, hará a Madrid el próximo 3 de febrero para participar en la cumbre bilateral, una cita a la que asistirán empresarios y sindicatos de ambos países.

Jiménez proseguirá su agenda exterior el día 23, cuando se desplace a Estados Unidos para reunirse con la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

Más noticias de Política y Sociedad