Público
Público

El ministro advierte de que la nueva ley no dejará "resquicio" a los expoliadores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Sevilla, 20 sep (EFE).- El ministro de Cultura, César Antonio Molina, advirtió hoy en Sevilla, antes de reunirse con agentes de la Guardia Civil especializados en patrimonio cultural, que la Ley de Patrimonio que redacta el Gobierno impedirá "el más mínimo resquicio por donde se puedan colar" expoliadores y piratas.

En declaraciones a los periodistas acompañado por el general jefe de la Guardia Civil en Andalucía, Antonio Dichas, el ministro aseguró que las ilegalidades que se cometan contra el patrimonio histórico artístico español "no sólo no quedarán impunes, sino que además tendrán un castigo cada vez mayor" y que quien las lleve a cabo "será perseguido policialmente".

Molina matizó que sus palabras eran "una advertencia a empresas extranjeras que crean que puedan actuar de manera ilegítima e ilegal, algo que jamás pasó pero que, si pensaban que podía pasar, ese tiempo pasó definitivamente", con lo que aludió al barco "Odissey", que extrajo los restos de un galeón en el Estrecho de Gibraltar.

"Este país es totalmente soberano y defenderá su soberanía patrimonial allá donde esté", insistió el ministro, quien dijo que el caso "Odissey" ha servido para reforzar una "conciencia nacional y hasta patriótica" sobre el hecho de que el patrimonio español lo sea "en el fondo del mar o allá dónde esté".

Molina, que dijo que siempre, desde tiempo de los fenicios, ha habido leyes en el mar y que un barco hundido pertenece al país cuya bandera llevaba, señaló que la delincuencia "no es estática, se desarrolla y a mucha velocidad porque ahora hay medios que no había antes y la ley debe ir adaptándose".

El ministro anunció que el borrador de esa ley será remitido a las comunidades autónomas para que lo revisen y que su departamento estará en relación con la Junta de Andalucía "para impedir cualquier expolio", ya que Andalucía, señaló, es uno de los lugares más ricos en patrimonio histórico "y tiene una costa maravillosa llena de barcos hundidos de todas las épocas".

César Antonio Molina dijo haber querido visitar a la Guardia Civil de Sevilla por la importante operación contra el expolio arqueológico, denominada "Dionisos", en la que fueron detenidas en agosto cuatro personas, tres de ellas miembros de una familia de anticuarios de Sevilla y un intermediario británico de origen húngaro.

En esa operación se intervinieron unas cincuenta piezas de alto valor histórico y económico, dos de las cuales los encausados trataron de vender al Museo Arqueológico Nacional por un valor de medio millón de euros cada una.

El capitán de la Guardia Civil Miguel Ángel Villanueva explicó a los periodistas que en breve se producirá la intervención definitiva de las piezas y se ubicarán donde decidan los técnicos del Ministerio de Cultura.

Más noticias en Política y Sociedad