Público
Público

El ministro de Trabajo cree que la reforma rebajará un 30% el coste de la jubilación parcial

EFE

El ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, afirma que, con las medidas que adopta la nueva reforma de pensiones en materia de jubilación parcial, se va conseguir un ahorro de entre el 25 y el 30 % del gasto actual que dedica la Seguridad Social a ese capítulo.

El viernes pasado el Consejo de Ministros aprobó el anteproyecto de ley de la reforma de las pensiones, que recoge el principio de acuerdo alcanzado con los sindicatos CCOO y UGT y la patronal CEOE.

En una entrevista con EFE, el ministro explica que ese porcentaje de reducción se conseguirá al final del período transitorio que contempla la reforma para su desarrollo, que es desde el 2013 al 2027.

Según el ministro, la jubilación parcial tiene como objetivo permitir que haya un ajuste "no traumático" en las empresas, ya que éstas incorporan nuevos trabajadores a través de un contrato de relevo de otros empleados.

Así, los trabajadores de 61 años que son relevados sólo tienen que ir a trabajar un tramo de jornada, al tiempo que perciben su pensión.

Según Gómez, aunque la jubilación parcial es un mecanismo "bien intencionado", se ha convertido en un "mero instrumento de jubilación anticipada", a la que se accede dos años más tarde, a los 63 y a través de despidos.

Por eso, con la nueva reforma las empresas van a tener que asumir el coste total del relevista y del trabajador relevado.

Para que suceda así se fija un plazo transitorio de 15 años, que se iniciará en enero de 2013, fecha de entrada en vigor de la reforma.

El ministro de Trabajo también defiende que la reforma contribuirá a la reducción de la economía sumergida porque está orientada a lograr mayores carreras de cotización a la Seguridad Social para percibir luego mejores pensiones.

La reforma eleva la edad de jubilación en dos años, a los 67, y para cobrar el 100 % de la pensión se exigirá, de forma gradual, 37 años cotizados.

Además, permite que los trabajadores se sigan jubilando a los 65 años con el 100 de la prestación, para lo que se requerirán 38,5 años de cotización, pero también progresivamente.

En cuanto al papel que ha jugado en el acuerdo el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, el ministro de Trabajo lo considera "fundamental".

Aunque Zapatero no ha podido impulsar la negociación día a día, sí ha podido "alimentarla con sus decisiones de visión", considera Gómez.

El responsable de Trabajo también alaba el "papel muy activo" que ha tenido la CEOE en la negociación de la reforma, algo a lo que, a su juicio, ha contribuido el relevo en la cúpula de la patronal, que ahora ocupa Juan Rosell.

De las críticas de CCOO y UGT, que aseguran haber evitado que el Ejecutivo "destrozara" el sistema público de pensiones, Gómez destaca que el acuerdo logrado con ellos no reduce la capacidad de influencia de la reforma.

"Ni era un destrozo el planteamiento inicial del Gobierno -elevar la edad de jubilación a los 67 años y exigir 41 años de cotización para cobrar el 100 % de la prestación- ni es un mal diseño el planteamiento final fruto del acuerdo", asegura Valeriano Gómez.

La reforma está pensada para fortalecer el sistema de pensiones y el pacto logrado no la "minimiza", resalta Gómez.

Más noticias