Público
Público

"El modelo del Madrid es el pelotazo; el nuestro, picar piedra"

Presidente del Barcelona. En su sexto año de mandato, el penúltimo, ha logrado un triplete histórico. Ya ha decidido sucesor y se siente orgulloso del legado que deja

R. VILAR / N. ROMÁN

Hoy se cumple un mes de la final de Roma y este será el último verano de Joan Laporta sin vacaciones. Su mandato concluye en 2010; después, quiere desaparecer un tiempo de la primera línea mediática. Quizá escriba un libro. No lo descarta.

Hoy se cumple un mes de la Champions y qué lejos parece...

Yo me acuerdo cada día de la Champions, de la Liga y de la Copa, y el barcelonismo está disfrutando aún el mejor curso de la historia.

Tardaron poco en robarles las portadas desde Madrid...

Veo al Madrid y a Madrid muy nerviosos por la presión que conlleva la construcción de un equipo nuevo. Si nosotros no hubiésemos logrado tantos éxitos, también tendríamos que entrar en esta dinámica. Tenían que reaccionar; es normal.

Usted calificó la reacciónde "imperialismo".

Han irrumpido en el mercado de manera agresiva, rozando la prepotencia: "A ver, ¿qué cuesta?"... Han acudido al crédito y lo han invertido todo en fichajes. Han distorsionado el mercado. Pero así como tuvieron una arrancada muy fuerte, ahora todo está volviendo a su cauce y esperamos que se sitúe de nuevo a los niveles normales para esta industria del entretenimiento que es el fútbol.

Pero usted fue más allá y hablóde "la cultura del chollo".

Sí, del pelotazo. Así se evidencia que Barça y Madrid tienen dos modelos muy diferentes. El nuestro es el de subir la persiana cada mañana, picar piedra, ahorrar, invertir con prudencia, no estirar más el brazo que la manga para que el club sea viable y sostenible ahora y en el futuro. Nos cuesta acudir al crédito, tenemos menos complicidad de las autoridades, por no decir ninguna. En contraposición, está su modelo que también funciona. El nuestro es más industrial, más de producción, más empresarial; el suyo, más financiero: "Recalifico esto porque tengo buena afinidad con las autoridades; con eso puedo hacer un pelotazo...". Nuestro modelo es muy propio de los catalanes; el otro es muy propio de los madrileños y de determinado españolismo.

Si pudiera ¿no daría un pelotazo?

No, no es nuestra cultura. Cuando hemos querido hacer una operación inmobiliaria la hemos hecho dentro de los parámetros normales y no como sucedió con Sarrià, que se recalificó por diez veces más de los parámetros de urbanismo que tiene el Ayuntamiento. En el caso del Miniestadi, hemos llegado a un acuerdo desde el punto de vista técnico con el Ayuntamiento, pero falta voluntad política para desarrollarlo. El Barça presenta un proyecto importante para el club, pero también para la ciudad, pero no tenemos las complicidades políticas. Lo tenemos asumido y sabemos que para prosperar dependemos sólo de nosotros mismos. Por eso, los éxitos nos hacen sentir más orgullosos.

Con Aznar, habría cierta complicidad institucional con el Madrid. Pero ¿a quién se refiere ahora?

No hablo de ahora, sino de lo que yo he vivido desde que inicié mi mandato. En ese momento, era evidente que tenían complicidades y ahora la mejor prueba de que las siguen teniendo es que han acudido al crédito bancario en un momento en que encontrar un banco que, con las ayudas que tienen del Gobierno, te dé un crédito de 300 millones de euros... Si eso no es tener complicidades, por decirlo suave, dígame usted qué es.

Si el Barça llama mañana a La Caixa, ¿no le daría un crédito así?

No tenemos esa cultura ni la necesidad. Tenemos complicidad empresarial, no política, con La Caixa y otros bancos; si tuviésemos que acudir al crédito, podríamos. Pero pedir uno para destinar el 100% a fichajes no forma parte de nuestra cultura.

¿Es ético pagar 94 millonesde euros por un futbolista?

Yo no soy quién para definir qué es ético o no en el fútbol, que nada tiene con ver con la economía de las personas normales. Cada uno hace con su dinero lo que quiere. Yo me refiero a la forma de conseguir los recursos: nosotros fabricamos balones de oro; en el otro modelo, los tienen que comprar. Esa es la diferencia.

¿Es cierto que el Chelsea le ofreció 100 millones por Ronaldinho?

Sí, eso fue así. En 2004.

¿Cómo son sus relaciones con Pérez? En el libro de Espadaler, afirma que, con Etoo, le amenazó con usar toda su "inteligencia para perjudicar al Barça..."

No lo saquen de contexto: estábamos en plena negociación por Etoo y el presidente del Madrid estaba en contra de que el Barça le fichara y preferían que fuera a otro lado. Luego, la negociación acabó con un acuerdo común y la relación es buena.

También en ese libro, entre otras cosas, tilda a Rosell de "pijo" y acusa a Soriano de "hacerle la cama". ¿No le parece feo hablar así de ex compañeros de junta?

Es libertad de expresión. Mientras otros se han dedicado a intoxicar y distorsionar la realidad que yo he vivido, yo he respetado la opinión de los demás, hayan escrito libros o no. Tengo superado que soy objeto de las críticas, diga lo que diga, más aún como vinieron las cosas el año pasado. Uno no se vuelve inmune: cuando van con mala leche contra alguien, duele, ¡vaya si duele! A fuerza de cuchillazos se te endurece la piel.

¿El Madrid ha interferido en negociaciones que el Barça tenía encaminadas?

No es que interfiera, es que contraprograma. A jugadores que esperan la llamada del Barça, ellos van y les hacen ofertas superiores a las que deberían y crean esta distorsión. Los jugadores deben decidirse entre una oferta económica importante [del Madrid] y un proyecto deportivo más atractivo, que es el nuestro, con una propuesta económica también importante. Otra cosa son esos rumores que corren de que quieren a jugadores del Barça; eso me parecería una falta de respeto.

¿Le consta?

No, pero si así sucede, actuaremos.

¿La contraprogramaciónes un mérito comunicativo?

Buscan contrarrestar la euforia del barcelonismo: el Barça lo gana todo y ellos quieren recuperar protagonismo y fuerza mediática; es lícito. Prefiero estar en mi posición, en el centro del espectáculo. Somos la referencia para clubes como el Madrid que tienen que intentar alcanzar la fuerza que ya tiene el Barça. Me siento satisfecho de marcar el ritmo de los acontecimientos.

Valdano dijo a Público que tener en una misma generación a jugadores como Xavi, Messi e Iniesta es suerte. ¿Lo comparte?

Bienvenida sea la suerte, pero hay un trabajo detrás, unos profesionales, una dedicación, un estilo de juego que se entrena y se enseña. La suerte es cuidar los detalles, que es lo que hace el Barça. La cantera nos cuesta cerca de 20 millones de euros al año. Así buscamos la suerte esa que dicen. Por otro lado, totalmente rentable.

¿Nota a la afición impacientepor la falta de fichajes?

El barcelonismo nos da su confianza para que hagamos las cosas con sentido común. Frente a la fuerza de aquellos que necesitaban acudir al mercado de esa manera, nosotros actuamos con la prudencia necesaria en estas situaciones. Cuando se calmen las aguas, seguiremos navegando, con criterio, y con la intención de mejorar y dar más competencia a determinadas posiciones del equipo.

¿Le consta que Villa sólo quierair al Madrid?

Sólo he visto una portada que lo ponía dentro de los fichajes que ha hecho el Madrid. Al no cerrarse, dijeron que era cuestión de tiempo. Nosotros queremos reforzar determinadas posiciones, pero no diré nombres.

¿Qué posiciones?

Es responsabilidad de Txiki.

Cuando apostó por Guardiola, ¿pensó que se la jugaba?

No. Me hacía mucha ilusión: Pep está muy cerca de nuestra manera de entender el fútbol, de una filosofía cuyo origen es el cruyffismo. A partir de ahí, Frank [Rijkaard] y Pep le dieron personalidad propia a sus equipos. Guardiola ha dejado un sello que lo convierte en un equipo genuino dentro de la historia del Barça. Cuando le dije que pensaba en él para entrenar al primer equipo, me respondió que yo no tendría el coraje, por decirlo suave, de hacerlo. Le pregunté si se veía capacitado. "Por supuesto", me dijo. ¿Por qué? "Porque ganaremos la Liga", me replicó. Eso lo recordaré siempre. Lo vi con tal convencimiento, con tal decisión, que me hizo sentir muy gratificado.

El protagonismo del técnico, ¿le ha servido de paraguas?

Yo en la vida no he utilizado nunca paraguas. He afrontado mi rol de cara, como el entrenador ha hecho el suyo magistralmente y el director técnico de forma muy profesional. Y también los jugadores.

¿Le costó no sacar pecho?

Para nada. Tienen una imagen distorsionada de mí. No me ha costado no sacar pecho porque no me gusta hacerlo. Algunas personas tienen interés en crear esa imagen de mí. En los momentos de euforia, intento bajar el soufflé. En los malos, actúo, saco lo mejor de mí mismo, no sé de dónde me viene esa fuerza que me ayuda a hacer que la gente no se hunda. Creo que algunos no quieren que nos vayan demasiado bien las cosas...

¿Se siente justamente valorado?

Sí, me siento muy querido. Esta temporada ha servido de lección a muchos y ha significado un premio para los que creímos en unos ideales; para los que resistieron en los momentos difíciles y aguantaron situaciones de presión extrema, los que pusimos por delante los intereses del club a los intereses individuales y no enmascaramos nuestras decisiones en situaciones de difícil justificación.

¿Se refiere a sus ex directivos?

Me refiero a los que en un momento pensaron que era mejor entrar en una dinámica apocalíptica y quisieron hacer ver que vivíamos una catástrofe cuando no era así. Había una trayectoria, un trabajo, una base sólida; sólo hacían falta unos retoques. Afortunadamente, son una minoría pero sabían cómo atizar el fuego. Hay que analizar las cosas con cierta perspectiva, relativizar. Todos entienden ahora a qué nos referíamos cuando, tras la moción, abogamos por la estabilidad institucional. Teníamos un margen de confianza: esto es deporte y a veces se pierde. En momentos de convulsión, tormenta e inestabilidad, es más difícil dirigir y, al arriesgar, podemos equivocarnos.

¿Cuándo convocará elecciones?

Mi idea es que las elecciones se celebren entre mayo y junio. Esta temporada ha tenido un efecto balsámico para los que estaban un poco nerviosos, los ha resituado. Creo que el barcelonismo reaccionaría en contra de personas que intentasen distorsionar la marcha del equipo durante el curso. Para mí, lo más adecuado sería que el debate electoral, estando el club como está en el mejor momento de la historia, se iniciase, como muy pronto, en 2010. Si todo va bien, la temporada estará encaminada. Habrá pocos argumentos para atacar este modelo: harán falta ejercicios de funambulismo para atacarlo.

¿Quién le sucederá en su junta?

Ya tengo en la cabeza la persona que tendría que encabezar una candidatura a la presidencia que abanderase este modelo que defendemos muchos barcelonistas. Me reservo su nombre porque tengo que debatirlo con mi junta.

¿Se arrepiente de haber limitado los mandatos presidenciales?

No. Esto es un privilegio, pero saber que se acaba es una tranquilidad. Es bueno para el presidente y para la entidad. Creo en el modelo, en el estilo, en el proyecto; a pesar de que lo hacen las personas, nadie es imprescindible.

En baloncesto, ¿el retoes la Euroliga?

Sí, aunque en las secciones el principal objetivo es ganar la Liga. En baloncesto, creo que tenemos el mejor equipo de Europa y, mientras nosotros celebramos la Liga, el Madrid ficha entrenador. Messina es un gran técnico, pero yo prefiero el nuestro, un hombre de casa. Desde que tenemos a los cinco entrenadores de casa nos ha ido todo muy bien.

¿Ya se siente a gusto en el Palau?

Yo siempre me he sentido a gusto y muy satisfecho por lo que he hecho por las secciones. En el Palau, es más fácil que una minoría haga prosperar una crítica; es un entorno pequeño. Nosotros gastamos entre 34 y 35 millones de euros al año en las secciones, una inversión muy importante. Pero hay equipos que cuentan con muchos más recursos y destinan ese dinero a una sola sección. Seguiremos invirtiendo.

Más noticias de Política y Sociedad