Público
Público

Para Montero, "las novelas son sueños diurnos que soñamos con los ojos abiertos"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Como sucede con otros libros de Rosa Montero, su nueva novela, "Instrucciones para salvar el mundo", tiene algo de cinematográfica, pero la autora asegura que, al escribir, no piensa en el cine, sino que intenta "atrapar las imágenes confusas, vertiginosas y mudables de los sueños".

"Las novelas son sueños diurnos que los novelistas soñamos con los ojos abiertos. Y los sueños, y las pesadillas, están llenos de imágenes poderosas y desasosegantes", afirma la escritora en la entrevista que concede a Efe con motivo de la próxima publicación de su nuevo libro, un retrato del mundo actual, incomprensible y lleno de miedos, narrado en tono de "fábula", de "cuento de Navidad".

En "Instrucciones para salvar el mundo", que Alfaguara editará el 7 de mayo, tienen una gran peso algunas teoría científicas, fruto del interés que la ciencia suscita en esta escritora.

"La ciencia y la tecnología forman también parte esencial de esa modernidad" que Montero intenta reflejar en la novela, y será el personaje de Cerebro, esa anciana que se emborracha cada noche, pero que años atrás fue una importante científica, la que irá desgranando interesantes teorías como la de las coincidencias de Kammerer, el científico austríaco autor de "La Ley de la serialidad", o las del inglés James Lovelock sobre el orden el mundo.

"Todas las teorías y todos los detalles científicos que se narran en la novela, por peregrinos que puedan parecer, son verdaderos", menos lo que se cuenta de Aaron Fieldman, un científico alemán cuya vida y obra son "un invento" de Montero, "al hilo y rebufo de otras teoría científicas reales".

La autora de "El corazón tártaro" asegura que escribe novelas "no para contar lo que sabe, sino para aprender lo que no sabe", y hay un asunto, el de "la brutal violencia en África, o en otros países de este planeta, la indecible crueldad del ser humano", que le atormenta personalmente.

"Por eso el personaje de Fatma, por eso su historia", señala Montero al aludir a uno de los personajes más entrañables de "Instrucciones para salvar el mundo", el de la joven de Sierra Leona que trabaja en un puticlub de Madrid. Sus recuerdos de las barbaridades que comete la guerrilla en su país estremecerán al lector.

"Como tantas otras personas, no sé qué hacer con todo ese dolor del mundo. Con todo ese horror. Entonces en esta novela intento colocar ese dolor, simplemente. Encontrar cierto sentido al sinsentido", añade.

Montero es novelista desde hace 30 años y siente verdadera pasión por este género "maravilloso" que le permite salir del encierro de su "pequeña individualidad" y "vivir en muchas otras vidas, en muchos otros mundos".

"La novela es la autorización de la esquizofrenia", subraya la escritora, que ya tiene en ciernes un nuevo libro. Formará parte de una serie que contará "con los mismos personajes".