Público
Público

Moody's baja un escalón la deuda portuguesa por la incertidumbre política

La calificadora rebajó el rating a "Baa1" desde "A3" y duda de que el Gobierno sea capaz de lograr sus ambiciosos objetivos de reducir el déficit público.

PUBLICO.ES/EFE

La agencia de medición de riesgos Moody's ha rebajado un escalón la deuda soberana portuguesa, lo que implica calidad aceptable y cierta sensibilidad a un entorno adverso, debido a la creciente incertidumbre política, económica y presupuestaria.

La calificadora rebajó el rating a largo plazo de Portugal a "Baa1" desde "A3" y lo situó en revisión para posibles nuevas rebajas. Además, Moody's ha considerado que la creciente incertidumbre portuguesa hace más difícil que el Gobierno sea capaz de lograr sus ambiciosos objetivos de reducir el déficit público.

Asimismo, indicó que la rebaja se limita a un escalón porque considera que Portugal recibirá asistencia financiera por parte de otros miembros de la zona del euro de forma acelerada antes de que pueda obtener fondos del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera.

Añadió que el resultado de la revisión y el mantenimiento del nivel de "Baa" dependerá de la capacidad del país de lograr fuentes de financiación sostenibles en el medio plazo y de la capacidad de sus instituciones políticas de mantener la consolidación fiscal y las reformas estructurales.

Con este recorte, Moody's se suma a las rebajas en el rating de Portugal aprobadas a finales de marzo por las otras dos principales agencias de calificación de riesgo, Standard & Poor's y Fitch , y que dejaron su nota a un sólo peldaño de la consideración de "bono basura".

La agencia consideró, asimismo, muy improbable que el acceso a los mercados mejore tanto para el Estado como para la banca lusa hasta que se conforme un Gobierno capacitado para tomar acciones que despejen las dudas sobre su compromiso para implementar el programa fiscal que le permita rebajar su déficit público.

Portugal debe afrontar entre abril y junio el pago de cerca de 9.000 millones de euros por el vencimiento de varias líneas de deuda, unas necesidades de liquidez que le obligan a continuar recurriendo al mercado pese a los elevados intereses con los que penalizan su deuda los inversores.

Nada más conocerse el recorte de Moody's, los intereses sobre la deuda portuguesa a diez años cotizaban al 8,628 por ciento, tres décimas más altos que ayer, mientras que sus títulos a cinco años ya se encuentran en el 9,963 por ciento, a punto de romper la barrera del 10 por ciento.

Más noticias de Política y Sociedad