Público
Público

Moratinos vuelve a Cuba para reforzar la relación de España y la UE con la isla

EFE

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, comienza mañana una visita oficial de dos días a Cuba con el objetivo de consolidar la política de diálogo y cooperación de España y la UE con el régimen castrista en puertas de la presidencia española en el primer semestre de 2010.

Moratinos no tendrá ningún contacto con la disidencia cubana durante los dos días que estará en La Habana, al igual que en su anterior visita en abril de 2007, con la que inauguró una nueva etapa en las relaciones entre ambos países.

El ministro, quien llegará esta noche a Cuba, tendrá mañana una "agenda privada", sin ningún acto público programado, y el lunes tendrá diversas reuniones con el canciller cubano, Bruno Rodríguez, antes de regresar a Madrid por la noche, según han informado a EFE fuentes de Exteriores.

Antes de su encuentro con Rodríguez, participará en una ofrenda floral ante el monumento al héroe nacional José Martí e inaugurará la oficina técnica de la cooperación española.

Está abierta la posibilidad de que el presidente cubano, Raúl Castro, reciba a Moratinos, como ya hizo en su anterior viaje, y no se descarta que también lo haga Fidel Castro, según Exteriores.

Moratinos ha declinado verse con la disidencia al tratarse de una visita "institucional" y delegará esta tarea en el director general para Iberoamérica, al igual que en 2007.

En aquella ocasión, la mayoría de los grupos disidentes declinó la invitación al considerar que debía ser el ministro el que les debería haber recibido.

Exteriores no ha confirmado si finalmente tendrá lugar la convocatoria con el director general para Iberoamérica, Juan Carlos Sánchez, aunque de llevarse a cabo, sería el lunes antes de marcharse el ministro, según las fuentes.

El objetivo central de Moratinos es consolidar la relación bilateral después de dos años y medio de diálogo y allanar el camino para sentar las bases de una nueva relación entre la UE y Cuba.

España ya ha anunciado su deseo de modificar durante su presidencia de turno la llamada "posición común" aprobada por la UE en 1996 a partir de una iniciativa del ex presidente del Gobierno José María Aznar.

Este marco político vincula la relación con Cuba al respeto a los derechos humanos, las libertades políticas, la reforma de la legislación cubana, la apertura económica y el contacto con la oposición.

El Gobierno cree que existe un nuevo escenario después de que los Veintisiete acordaran el pasado año impulsar el diálogo con Cuba una vez levantadas las sanciones diplomáticas impuestas en 2003 en protesta por el encarcelamiento de 75 disidentes.

El régimen castrista exige modificar la "posición común" para normalizar las relaciones, aunque diversos países europeos son contrarios mientras que no haya reformas en materia de democracia.

La postura española tiene además como estímulo la actitud a favor del diálogo del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el ingreso de Cuba en el Grupo de Río, organismo de cooperación que agrupa a 23 países de Latinoamérica y el Caribe y que tiene interlocución periódica con la UE.

Moratinos expondrá sus planes a Bruno Rodríguez, con quien ya se ha visto un par de veces después de asumir el cargo de canciller el pasado mes de marzo en sustitución de Felipe Pérez Roque, defenestrado por el régimen junto con el vicepresidente, Carlos Lage.

La destitución de ambos dirigentes se vinculó a su amistad con el responsable de la oficina de promoción industrial del Gobierno vasco, el cubano Conrado Hernández, a quien se le ha atribuido trabajar para un servicio de espionaje extranjero.

La visita de Moratinos tiene lugar después de la salida forzada de Cuba de agentes secretos españoles que tenían la misión de investigar a miembros vinculados a ETA que residen en la isla, según publicaron algunos medios el pasado mes de mayo.

En este contexto, la intención del ministro es "estrechar" el vínculo con el nuevo canciller y abordar todos los asuntos que hay sobre la mesa, incluidos el de los derechos humanos y los más de 200 encarcelados que España sitúa en la lista de presos políticos.

En la agenda de Moratinos, está hablar de la posible visita del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a Cuba, aunque Exteriores no la ve "madura" hasta que pase la presidencia de la UE.

Moratinos repasará además los proyectos de cooperación, a los que España ha destinado cerca de 25 millones de euros para reconstruir las zonas dañadas por el paso de los huracanes "Ike" y "Gustav" que azotaron Cuba en el verano de 2008.

Otra cuestión pendiente es la renegociación de la deuda que Cuba tiene con España, que ronda los 2.000 millones de euros, 700 de ellos en concepto de atrasos, aunque el Gobierno es escéptico de que se pueda avanzar en un acuerdo.

Más noticias de Política y Sociedad