Público
Público

Morenés destaca el esfuerzo de las Fuerzas Armandas por mantener su capacidad operativa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro de Defensa, Pedro Morenés, ha destacado el "esfuerzo" desplegado por las Fuerzas Armadas para mantener su capacidad operativa y sus compromisos internacionales, a pesar del duro ajuste en sus presupuestos para 2013, con un recorte del 6 por ciento hasta los 5.937 millones de euros.

En su intervención ante el pleno del Congreso que hoy debate las enmiendas parciales a los presupuestos, Morenés ha recordado que el gasto en Defensa ha caído casi un 30 por ciento desde 2008, lo que ha obligado a los ejércitos a un "incesante trabajo" para optimizar los recursos "ciertamente escasos" de los que dispone.

"El continuo decrecimiento de esta inversión", ha alertado Morenés, puede convertir en "irrelevante" el trabajo y el "esfuerzo" asumido por varias generaciones en la defensa nacional.

Para evitarlo, ha apostado por la austeridad y la mejora de la gestión para garantizar la operatividad de las Fuerzas Armadas.

En este objetivo, ha detallado la nueva gestión de personal, con una reducción de los efectivos en 3.500 militares, la austeridad en el gasto corriente, con una mejora de la eficiencia en la compra de suministros, la racionalización de las instalaciones, así como fusiones de entidades y servicios de las Fuerzas Armadas.

También se reducirán ligeramente los gastos en las misiones internacionales, cantidad que detallará en una próxima comparecencia.

El ministro de Defensa ha defendido también el crédito extraordinario de 1.782 millones de euros aprobado el pasado mes de septiembre para pagar deuda acumulada con la industria del sector durante 2010 y 2011, así como los compromisos de pago de 2012 no contemplados en el presupuesto de este año.

Morenés ha señalado que con este crédito se ha recuperado la "credibilidad" con los proveedores y ha permitido renegociar los plazos y el número de entregas, así como los pagos en función de la actual situación presupuestaria.

Durante el debate, el diputado de CiU Pere Macias ha pedido al ministro que dé "ordenes muy claras de que la aviación de su Ministerio no se dedique a hacer maniobras que causan pánico en algunas poblaciones" catalanas, a lo que el popular Vicente Ferrer ha replicado que no se lo puede creer, porque los aviones militares "llevan 25 años sobrevolando Gerona".

La mayoría de los grupos de oposición han coincidido en cuestionar la credibilidad de los presupuestos de Defensa.

El socialista Diego López Garrido ha hecho hincapié en que el presupuesto de 2012 ha supuesto un aumento del 10,8 por ciento del gasto, que ha pasado de los 7.000 millones de euros previstos a principios de año a 10.000 millones, porque se han aumentado los créditos para misiones en el exterior y para el pago a empresas de armamentos.

Ha argumentado que en 2013 "pasará lo mismo" y ha planteado una enmienda que impide que los pagos a empresas de armamentos puedan nunca sobrepasar el 10 por ciento del presupuesto.

Tampoco ha conferido credibilidad a las cuentas de defensa el portavoz de la Izquierda Plural (IU, ICV-EUiA, CHA), José Luis Centella, que ha exigido a Morenés que "diga a los españoles lo que de verdad se van a gastar".

Centella ha defendido que "hay otro modelo de defensa más barata y eficaz" y que los gastos de este ministerio son "inútiles", es decir, que no sirven para defender la seguridad de España, sino para cumplir compromisos con la OTAN.

Irene Lozano (UPyD) ha afirmado que estos presupuestos "no son creíbles" ni en la reducción de efectivos ni en los programas especiales de armamentos, y ha aprovechado para proponer la reforma del pleno presupuestario por considerar que es un "debate absurdo e irracional".

Pere Macias (CiU) ha opinado que es "mejor reestructurar la política de defensa que hacer recortes parciales" y ha dicho que el futuro pasa por un modelo de defensa europeísta en el marco de seguridad que proporciona la Alianza Atlántica.

Alfred Bosch (ERC) ha reclamado al ministro que pare la "compra masiva de armas" que, según sus datos, decidió hace años el Gobierno de José María Aznar, lo asumió el de Rodríguez Zapatero y supone un gasto de casi 30.000 millones de euros.

Más noticias en Política y Sociedad