Público
Público

La morosidad de la banca alcanza el 7,6%, nivel récord desde 1994

Las entidades drenan en un mes otros 2.395 millones de créditos a familias y empresas

ANA FLORES

Los créditos dudosos se están comiendo el balance de la banca, mostrando en cifras cada mes más abultadas el tamaño del error que fue la apuesta por la burbuja del ladrillo. La morosidad de bancos, cajas, cooperativas y establecimientos financieros de crédito cerró 2011 en el 7,6%, nivel que no se había superado en 17 años. En concreto, desde noviembre de 1994, cuando no había ni euro y la tasa de dudosos se situó en el 8%. A cierre del pasado ejercicio, la banca española tenía duda de poder cobrar 135.749 millones de euros. Son 1.522 millones más en un solo mes; 50,7 millones al día; 2,1 millones a la hora, según los datos hechos públicos ayer por el Banco de España.

En un país con 5,2 millones de desempleados, no son las familias las responsables principales de este agujero. La morosidad de los hogares españoles se ha multiplicado por varias veces en la crisis y aún así, en noviembre (último mes del que se conocen los datos desglosados por destino del crédito), el porcentaje de dudosos de los créditos hipotecarios estaba aún en el 2,7%. El de los promotores inmobiliarios alcanzaba ya en ese mismo mes el 20%.

El error no sólo ha generado carcoma en el seno de la banca. Lo está pagando toda la sociedad. Lo peor que le puede pasar a un país en crisis al que se decide dejar en los huesos a base de austeridad del sector público es que el sector financiero, ocupado en sanearse, no dé crédito a empresas y familias. Recesión garantizada. La banca tenía concedidos créditos por un importe total de 1,78 billones de euros a finales de noviembre. Un mes después, la cifra había menguado en 2.395 millones.

No es porque la banca no tenga dinero para prestar. El Banco Central Europeo (BCE) da a las entidades crédito por cuantía ilimitada al 1% y no lo tienen que devolver hasta dentro de tres años. Pero el Gobierno les ha obligado a sanear sus activos inmobiliarios, tienen 120.000 millones en vencimientos de sus propios títulos que atender este año y la autoridad financiera europea les ha obligado a cumplir normas de solvencia más estrictas antes de julio. En enero, los bancos españoles tenían 161.421 millones procedentes de préstamos del BCE y bloquearon 28.300 millones.

Más noticias de Política y Sociedad