Público
Público

Moscú lanza una campaña contra los activistas gays

La Policía rusa detiene a 83 homosexuales que se manifestaban para reclamar sus derechos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Moscú saluda a sus visitantes estos días con numerosos carteles gigantes que anuncian la celebración, ayer noche, del festival de Eurovisión en la capital rusa y con una presencia apabullante de agentes uniformados que supera ampliamente lo acostumbrado en este Estado policial.

Pero el despliegue de fuerzas especiales no se debe tanto al interés por la seguridad de los eurofans como a la obsesión por prevenir actos de protesta de la comunidad de gays y lesbianas rusos, que pretendía aprovechar la publicidad del concurso anual de música europea para denunciar la falta de derechos de los homosexuales en Rusia.

'Esto muestra que los rusos no viven en libertad' dice el activista Tatchell

Después de jugar al gato y al ratón con los agentes de las fuerzas de seguridad durante varios días, dando pistas falsas sobre el lugar y la hora de la anunciada protesta, unos 30 activistas finalmente lograron reunirse ayer al mediodía en la Universidad estatal en el sur de Moscú para celebrar el llamado Orgullo Eslavo. Pero los antidisturbios estaban ya presentes y no tardaron en interrumpir el acto en cuanto empezaron a gritarse las primeras consignas.

Varios manifestantes fueron detenidos de forma bastante ruda, entre ellos el conocido activista británico Peter Tatchell, que fue liberado horas después.

Agresiones homófobas

El alcalde Luzhkov llamó 'satánicos' los desfiles de homosexuales

'Eso muestra que los rusos no viven en libertad', gritó Tatchell que ya había sido brutalmente agredido en otra marcha gay en Moscú hace dos años cuando radicales homófobos atacaron a los manifestantes. Estos grupos también habían amenazado ayer con 'ocuparse' directamente del asunto, pero al final no hubo incidentes, al menos con ellos.

En total, 51 manifestantes fueron detenidos en la plaza de la universidad, según la agencia rusa Interfax. Al mismo tiempo, unas 200 personas se congregaron en la céntrica Plaza Pushkin donde hubo otros 32 arrestos.

El Ayuntamiento de Moscú no había autorizado la marcha gay, pero sí dio permiso para que unas docenas de ultranacionalistas y religiosos se manifestaran el mismo día en contra de los derechos de los homosexuales.

Hace unos días, el alcalde de la capital rusa, Yuri Luzhkov, había calificado los desfiles gays de 'satánicos'. Su portavoz también fue contundente el jueves, diciendo que 'nunca hubo marchas gays en Moscú y no las habrá'.

El estado de paranoia homófoba duró todo el día en Moscú. Agentes de los Omon, los temidos antidisturbios rusos, controlaban celosamente el acceso a la Plaza Roja y los cercanos Jardines de Alejandro fueron cerrados completamente por si a alguien se le ocurría montar alguna manifestación espontánea.

Los activistas intentaron llevar su protesta al propio festival de Eurovisión, que goza de mucha popularidad entre los gays en Europa. Pidieron a los artistas que lucieran un símbolo de solidaridad con la causa de los homosexuales en Rusia. Un miembro del grupo holandés De Toppers, había amenazado con boicotear la gala que se televisa en toda Europa si las autoridades rusas usaban la violencia contra los manifestantes gays.

Más noticias en Política y Sociedad