Público
Público

Mourinho, agradecido al Barça, le reprocha su "antimadridismo"

Reuters

El técnico del Inter de Milán, José Mourinho, volvió el martes al Camp Nou y destacó la deuda de gratitud que tenía con el Barcelona desde su tiempo en el club catalán.

Mourinho, que trabajó en el Barça como ayudante técnico de Bobby Robson y Louis van Gaal en la década de los 90, dirige al equipo italiano, que tiene una ventaja de 3-1 en las semifinales de la Liga de Campeones antes del duelo de vuelta del miércoles.

Los "nerazurris" buscan su primer título en la máxima competición europea en 45 años.

Mourinho bromeó con los periodistas, rindió homenaje a sus antiguos jefes e incluso encontró tiempo para acusar al club catalán de estar obsesionado con alcanzar la final de la Liga de Campeones de mayo en el estadio de su archirrival, el Real Madrid.

El portugués, un antiguo traductor, fue asistente técnico del Barça desde 1996 hasta 2000. Luego fue a Oporto como entrenador, a quien convirtió en campeón de la Liga de Campeones en 2004, de ahí fue a la Premier League, donde obtuvo dos títulos con el Chelsea y por último a Italia, donde ha sumado un título de Serie A con el Inter.

"Le debo (mucho) a Bobby Robson. Porque él me dio la oportunidad de trabajar en el Barcelona", dijo el bronceado técnico de 47 años en una sala repleta de periodistas en el Camp Nou.

"Le debo a Van Gaal. Porque quería que me quedara tres años más. Y le debo a todas las personas que trabajaron conmigo en este club, porque me dieron mucho", agregó.

El Barcelona busca su tercera corona europea en cinco años, tras sus triunfos en 2006 y 2009, ésta con de Pep Guardiola en el banquillo, en la temporada de los seis títulos.

La final de este año será en el estadio Santiago Bernabéu y Mourinho dijo que el club catalán está obsesionado con jugar ese partido, mientras que para el Inter es un sueño.

"Para el Barcelona no es un sueño, es una obsesión (...) Un sueño es más puro que la obsesión. Un sueño tiene relación con el orgullo. Los jugadores (del Inter) estarían muy orgullosos de llegar a la final. Para ellos llegar es un sueño", dijo.

"No es un sueño para el Barcelona, es antimadridismo. No estoy criticándolo. Sólo estoy diciendo la verdad", agregó.

El portugués también fue consultado por el secreto de su éxito al lograr detener al argentino Lionel Messi, el máximo goleador de la Liga de Campeones esta temporada pero quien tuvo un mal partido en San Siro. El portugués dijo que el mérito era sólo de sus jugadores.

"Messi contra mí sería un 50-0 y yo no podría tocar el balón", bromeó.

Más noticias de Política y Sociedad