Público
Público

La muerte de una niña llega al Defensor del Pueblo

Una menor se tiró de un coche al volver al centro de acogida

 

S. H.

El Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, ha abierto una investigación para aclarar la muerte de S. G., una niña de 14 años que se tiró de un vehículo en marcha cuando regresaba al centro de menores Casa Joven, de Azuqueca de Henares (Guadalajara), tras pasar unos días de vacaciones en Ciudad Real con su abuela. Los hechos ocurrieron el pasado día 12, pero la niña murió el domingo pasado en un hospital madrileño, como consecuencia de las graves heridas.

El centro donde estaba internada la menor, Casa Joven Juan Carlos I, está gestionado por la Fundación OBelén, una de las entidades más criticadas en el informe que el Defensor del Pueblo hizo público el pasado febrero sobre maltrato e irregularidades en 28 centros de menores de los 58 que hay en España.

La versión que ofreció ayer la fundación afirma que la niña llegó en tren desde Ciudad Real hasta la estación de Atocha (Madrid), donde la recogió un educador para llevarla de vuelta al centro de menores. En el vehículo iban montados más chicos. "La niña no manifestó en algún momento que quisiese volver o bajar de la furgoneta", señaló un portavoz de la institución. Dicho portavoz agregó que no había ningún indicio de que la niña pudiese intentar escaparse. "Si lo hubiese habido, el técnico de la Administración no le habría concedido el permiso para pasar los días de Semana Santa con su familia", afirmó.

Desesperada

En cambio, el Defensor del Pueblo señaló que la niña se tiró del coche porque estaba "desesperada" ante la idea de regresar al centro de menores, informa Efe. "La niña tenía que estar desesperada por algo para tirarse de un coche en marcha antes que volver a ese centro", señaló Múgica, quien rechazó las explicaciones de la Fundación OBelén con un tajante "¡Ya está bien! Esta fundación siempre está echando balones fuera. La niña debía de estar desesperada y vamos a averiguar por qué", agregó Múgica.

En el centro Casa Joven Juan Carlos I los chicos entrevistados por el Defensor para su informe denunciaron que no les dejan formular reclamaciones por escrito, ni denunciar a sus abogados cuando los someten a una contención (reducción en el suelo de manera violenta).

Pero si los niños no pueden denunciar, los fiscales sí pueden controlar las irregularidades en los centros. Sin embargo, el Defensor asegura que las inspecciones son "escasas". Por ello, insta a facilitar los cauces adecuados para que los menores puedan comunicar al Ministerio Fiscal las situaciones que atenten contra sus derechos. También pide al Ministerio que extreme su vigilancia para proteger a los niños.

Más noticias de Política y Sociedad