Público
Público

Temporal Un muerto y un desaparecido a causa del temporal en Andalucía

La tarde del domingo se recuperó el cuerpo del joven motorista que fue arrastrado por la crecida de una arrollo ne Jaén. Continúa la búsqueda de un guardia civil arrastrado por la corriente cuando participaba en un rescate.

Miembros de la Guardia Civil esta tarde durante las labores de búsqueda en el arroyo donde desapareció el Guardia Civil de Guillena (Sevilla) que intentó socorrer a una pareja que quedó atrapada en su vehículo. EFE/ David Arjona

efe

El temporal de este fin de semana se ha cobrado la vida de una persona mientras que otra sigue desaparecida. Ése es el balance tras el rescate a última hora de la tarde de dos senderistas perdidos en la Sierra de Cádiz y la localización del cadáver de un motorista de 23 años arrastrado ayer por un arroyo en Martos (Jaén). Continúa desaparecido un guardia civil en Sevilla como consecuencia del fuerte temporal.

Andalucía ha sido la comunidad más afectada y Emergencias mantiene la búsqueda del guardia civil, arrastrado por la corriente cuando participaba en el rescate de tres personas atrapadas en un vehículo en la localidad sevillana de Guillena. La búsqueda ha sido suspendida sin resultados positivos poco después de las 21.00 horas.

Fuentes del operativo han informado de que la previsión es que se vuelva al trabajo mañana a partir de las 7.00 horas, con la idea de seguir rastreando los nueve kilómetros aproximadamente del arroyo Galapagar en los que se está trabajando.

Se trata del cabo Diego Díaz, de 53 años y natural de Málaga, que acudió a la llamada de esta pareja cerca del arroyo Galapagar, en las inmediaciones del cementerio del municipio, cuando cayó al agua sin posibilidad de salir por sus propios medios y se perdió de la vista de los compañeros.

El portavoz del 112, Antonio Pajuelo, ha informado en el lugar de los hechos de que se busca al agente en una zona entre el arroyo Galapagar y la desembocadura del arroyo Ribera de Huelva en el Guadalquivir, que han partido "en cuatro trozos para maniobrar todos los operativos". Esta tarde se ha unido al dispositivo el Plan Infoca, con el fin de llevar a cabo tareas de desbroce y limpieza del cauce del arroyo Galapagar, al que cayó el agente.

Efectivos del instituto armado, Bomberos, Policía Local y el Grupo de Emergencias (GREA) buscaron al agente a lo largo de nueve kilómetros de la ribera, supervisada por el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, que se ha desplazado hasta la zona junto al director general de la Guardia Civil, José Manuel Holgado.

El mal tiempo ha dificultado la búsqueda de los dos senderistas desaparecidos cuando hacían barranquismo en la Garganta Verde de la sierra de Cádiz, que finalmente han sido localizados avanzada la tarde.

Ambos se encuentran a salvo tras haber sido localizados por los efectivos de rescate de los bomberos que participaban en la búsqueda. Los senderistas pudieron escuchar el silbato que llevaban dichos efectivos y, mediante gritos, lograron ser encontrados y puestos a salvo.

Arrastrado 15 kilómetros

El dispositivo de búsqueda se ha mantenido activo desde ayer cuando un conocido de los desaparecidos comunicó, sobre las 19.00 horas, que no sabía nada de ellos, aunque el dispositivo tuvo que posponerse por la noche debido a las peligrosas condiciones del barranco por la carga de agua.

A primera hora de la tarde, encontraban el cuerpo sin vida del motorista desaparecido el sábado en el puente de la vía A-316, en el Carril del Alamillo, en Martos (Jaén), arrastrado por el Arroyo Salado.

El cuerpo ha sido localizado a unos 15 kilómetros del lugar donde desapareció y después de que esta mañana encontrasen a unos seis kilómetros la moto, en el curso del arroyo.

La noche del sábado dejó en Andalucía casi 400 incidencias

En el dispositivo de búsqueda han participado más de 150 personas entre componentes de la Guardia Civil, Grupo de Emergencias de Andalucía (GREA), Cruz Roja, Policía Local de Martos, Protección Civil, 80 voluntarios y personal del propio Ayuntamiento, cuatro perros de rastreo, un helicóptero y un dron, según fuentes del 112.

Al parecer, según han explicado vecinos del fallecido, de un grupo de cinco jóvenes que circulaban con motos de campo, uno de ellos fue arrastrado por el arroyo crecido.

Según el 112, la noche del sábado ha dejado en Andalucía casi 400 incidencias por el temporal, fundamentalmente en Cádiz, Sevilla, Granada y Córdoba.

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha pedido, desde el puesto de mando avanzado de Guillena (Sevilla) que se extreme la prudencia para evitar sucesos como los que se han producido en Jaén, Cádiz y Sevilla.

El fuerte temporal de poniente ha provocado varias cancelaciones en la ruta naviera del estrecho de Gibraltar, aunque durante la mañana un descenso en la fuerza del viento ha permitido que algunas compañías hayan comenzado a normalizar los servicios.

En Castilla-La Mancha, tres turismos y un autobús en el que viajaban 26 niños quedaron retenidos anoche, debido a la nieve, en una carretera autonómica a su paso por la localidad de Fuente-Higuera, en Albacete, hasta que la máquina quitanieves les despejó el camino.

En Castilla y León, varias carreteras han permanecido cortadas en Salamanca (DSA-191, por hielo) y Ávila (AV-932, por nieve). En Cantabria la circulación ha estado interrumpida por nieve en el puerto de Lunada; también la A-135 en el Parque Nacional de Ordesa, Huesca; y en Navarra, la NA-2011 en Ochagavia.

La nieve estará mañana nuevamente en cotas bajas, en torno a los 300 metros en el norte peninsular y en los 600 en el sureste, con precipitaciones que podrán ser persistentes en el Cantábrico y viento fuerte en la casi toda la Península, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

La Aemet prevé cielo nuboso o cubierto con precipitaciones en gran parte de la Península, que se irán extendiendo de oeste a este a lo largo del día, siendo localmente fuertes o persistentes en el Cantábrico.

Las precipitaciones también podrán ser de cierta intensidad y persistencia en zonas próximas a los sistemas montañosos, especialmente en los Pirineos Occidentales y en los sistemas Béticos y serán menos probables en el área mediterránea.