Público
Público

En mujeres con cáncer mamario temprano, la fatiga suele desaparecer: estudio

Reuters

Por Amy Norton

Un nuevo estudio sugiere quela fatiga en los pacientes oncológicos bajo tratamiento no seríatan prolongada como se pensaba, por lo menos en las mujeres concáncer mamario en estadio inicial.

La investigación, sobre 218 mujeres tratadas por cáncer depecho en fase inicial, reveló que casi un tercio sentía "fatigaasociada con el cáncer" al final del tratamiento. Pero muchasmenos, el 6 por ciento, seguía sintiéndola al año.

Eso sugiere que la fatiga postratamiento desaparecería en lamayoría de las pacientes, según escribe el equipo en Journal ofClinical Oncology.

Los pacientes oncológicos pueden padecer brotes de fatigapor varios motivos, señaló el doctor David Goldstein, delHospital Príncipe de Gales, en Randwick, Australia. Puso comoejemplo el cansancio persistente de una enfermedad viral o lafatiga de la depresión.

"Hay sobrevivientes con verdadera fatiga postcáncer", indicóel autor principal. Pero la cantidad sería "menor que lapensada".

Y eso ocurriría con el cáncer mamario temprano y, quizás,otros tumores detectados en su fase inicial, según comentóGoldstein, pero no necesariamente con los cánceres másavanzados.

"La fatiga asociada con el cáncer avanzado es una cuestiónmucho más compleja, asociada con la biología de un tumor activo,sus efectos físicos y los fármacos utilizados (para tratarlo)",precisó.

Los resultados surgen de 218 mujeres operadas para extirparun tumor inicial y tratadas con alguna terapia "adyuvante", comoradioterapia, quimioterapia o ambas.

Las participantes respondieron varias veces sobre la saludfísica y psicológica durante el año posterior al tratamiento. El11 por ciento sentía fatiga persistente a los seis meses y el 6por ciento, al año de finalizar el tratamiento.

Goldstein aclaró que se utilizó un cuestionario que, adiferencia de los empleados en los estudios previos, permitiódistinguir entre síntomas físicos y psicológicos. Se evaluó alas mujeres con fatiga persistente a los seis meses paradescartar causas "alternativas", como depresión o baja hormonatiroidea.

Se desconoce por qué algunas mujeres siguen sintiendo fatigadurante meses o más.

Estudios previos, según recordó el autor, habían hallado quepodrían tener una predisposición genética a manifestar "unarespuesta física exagerada" a la quimioterapia, por ejemplo.Otro estudio había sugerido la influencia de la inflamaciónsistémica crónica.

Existe evidencia de que la higiene del sueño y el ejerciciocontrarrestan la fatiga que produce el tratamiento. El equipoestá estudiando la efectividad de la combinación de ejercicio yterapia cognitiva conductual.

FUENTE: Journal of Clinical Oncology, online 16 de abril del2012

Más noticias de Política y Sociedad