Público
Público

Mujeres dibujantes en un mundo pintado por hombres

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los lápices femeninos esquivan clichés y se van abriendo paso entre las páginas del cómic, aunque el de las historietas todavía sigue siendo un mundo esencialmente dominado por los hombres, afirman creadores y editores del "noveno arte".

"Se dice que ahora es más fácil entrar en el cómic si eres una mujer. Es una tendencia que se ha originado en los últimos años", explica a Efe Celine Verbecke, presente en el Festival de Angulema que hasta el próximo domingo convertirá esa localidad del centro sur de Francia en el epicentro mundial del cómic.

Verbecke, de verbo fácil y seguridad en el discurso aunque no cumple treinta años, es responsable de la editorial Diantre!, que publica a "una enorme cantidad de mujeres" frente a "una decena de hombres".

Se trata de una estrategia que no se arropa con ningún argumento de género, sino que se apoya exclusivamente en las posibilidades comerciales que, a juicio de esta editora francesa, ofrece contratar féminas, en un sector que facturó en 2008 alrededor de 320 millones de euros (unos 450 millones de dólares).

No en vano, sólo en la cita que desde hace 37 años se celebra en Angulema, la más importante de Europa, se reúnen unas 200.000 personas, entre las que abundan los rostros masculinos y las expediciones de niños y adolescentes, aunque también se da una significativa presencia de público femenino, además de autoras, editoras y expositoras.

Se trata de una cuestión de mercado, apunta Verbecke, quien observa que "quizá antes fuera más complicado (para las mujeres) porque el mundo está reservado para los hombres", aunque ahora "se abren nuevas perspectivas" y, con ello, nuevos nichos de mercado.

Coincide con ella la dibujante Aurélie Pollet, autora de "Beurk! Un ténia", quien considera que "el cheque no tiene sexo".

"La dificultad no es tanto ser dibujante, sino no estar vinculado a las historietas femeninas del tipo, soy una chica, hablo de mi novio, de mi tanga, de mi perro...", comenta Pollet, una atractiva autora que no piensa en sus cromosomas cuando se enfrenta al folio en blanco.

Dice Pollet que la mayor dificultad para ellas radica en tener éxito fuera de ese discurso marcadamente femenino.

Sin embargo, dentro del sector, la percepción que tienen los hombres parece ser menos tajante y, aunque atisban un cierto reequilibrio de género, pocos se atreven a asegurar que ellas están mejor colocadas que ellos.

"Me sorprendería que (en términos globales) haya más autoras que autores. Quizá sea más fácil que antes porque tal vez hay un audiencia más femenina y los editores son más abiertos pero, de ahí a que sea más fácil... no creo. Siguen siendo una minoría", relata con prudencia el responsable de la editorial Tan(ibis), Claude Amaugor.

Lo mismo opina el dibujante M B Moniri, que sigue "viendo más dibujantes hombres que mujeres".

"Tal vez en las revistas, no sé por qué, las mujeres acceden con mayor facilidad. En el resto (del sector del cómic), sigue habiendo una mayoría masculina, aunque las mujeres empiezan a llegar, afortunadamente, porque se echaba de menos un equilibrio", agrega Moniri, opinión a la que se suma Ike Arizmendi, forofo del cómic con prominentes patillas y cierto parecido físico al célebre superhéroe "Lobezno" y dibujante aficionado.

"El problema es que hasta ahora las mujeres dibujaban para mujeres y los hombres para hombres. Ahora empieza a haber chicos que escriben para chicas, aunque pocos, y chicas que ilustran para chicos, pues guionistas siembre ha habido. Se está homogeneizando", afirma.

No obstante, hay excepciones que confirman la regla, como atestigua el dibujante español Fran Collado, autor de "Hotel Safari", al que el cómic ni le da de comer ni le paga las facturas de la luz y se ve obligado a subsistir gracias al apoyo económico de su novia... también dibujante.

"Yo me he encontrado con un par de editores que lo que buscan son chicas. Es como... ¡maldita sea, yo no soy chica pero puedo dibujar!", bromea.

Javier Albisu

Más noticias en Política y Sociedad