Público
Público

Murillo dice que la proporción de mujeres elegidas invita a estudiar "medidas correctoras"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La secretaria general de Políticas de Igualdad, Soledad Murillo, opina que la ley de Igualdad no ha fallado en las últimas elecciones generales, aunque el hecho de que sólo un tercio de los parlamentarios elegidos sean mujeres invita a aplicar "medidas correctoras" en la elaboración de las candidaturas.

Cuando se cumple un año de la aprobación de la ley en el Parlamento, Murillo reflexiona, en un entrevista con Efe, sobre sus efectos en los recientes comicios y opina que siguen pesando "los usos y las costumbres y la sinergia de colocar en puestos de salida a los varones y en puestos quizás de riesgo, más inciertos, a las mujeres", aunque destaca que "la ley es valiosa en el sentido de que ha obligado a todos".

La ley obliga en las listas electorales a que en cada tramo de cinco puestos los candidatos de uno y otro sexo no sean menos del 40 por ciento, aunque partidos como PNV, ERC o IU no van a contar con ninguna mujer entre sus filas, ya que las candidatas figuraban en lugares que no han resultado elegidos.

"Para mí fue una fiesta ver a mujeres en los primeros tramos, eso no lo había visto jamás", señala Murillo, aunque también recuerda que solo ha habido dos mujeres encabezando listas.

Aclara que los partidos han cumplido la ley escrupulosamente y que "la ley no ha fallado", por lo que plantea hacer una segunda lectura de los efectos de los cinco tramos para "reflexionar y aplicar medidas correctoras, pero internas, en el sentido de qué tipo de listas se elaboran y que efectos tienen en función de los votos".

De los últimos comicios, la secretaria de Políticas de Igualdad destaca que "es la primera vez que todos los partidos han salido con ofertas dentro de sus programas para las mujeres, anteriormente no había hombres ni mujeres, era una especie de mensaje abstracto", y por tanto se ha "puesto la igualdad en la agenda política".

El primer año de rodaje de la ley ha servido para acallar la polémica suscitada durante su tramitación, explica, y como muestra cita "los 200.000 padres que han decidido acogerse al permiso de paternidad, que las empresas estén aplicando acciones positivas -medidas concretas- para aprovechar el talento de las mujeres que tienen en su organización o que las universidades estén trabajando planes de igualdad".

"La verdad es que con un año de recorrido los éxitos son muy loables porque esta ley obligaba a listas electores, a negociar planes de igualdad, a que las excedencias fueran cotizadas, es decir, obligaba a que los derechos verdaderamente fueran efectivos y se está consiguiendo", opina.

Dentro de otro año más, la ley será evaluada "porque ha nacido con aspiraciones de mejora", aunque ya está previsto ampliar el permiso de paternidad de quince días a cuatro semanas, "lo hemos puesto en el programa para que sea un contrato con la ciudadanía".

Las empresas van más despacio, la ley insta a lograr la paridad de sexos en sus consejos de administración en un plazo de ocho años y pocas han iniciado el camino.

Hasta entonces, señala que las empresas están pactando planes de igualdad y para incentivarlas se van a otorgar un distintivo sobre excelencia de calidad, "aunque para obtenerlo no se puede tener ni una sola denuncia de acoso sexual".

"Estamos trabajando con la Inspección de Trabajo para que asesoren a las empresas sobre planes de igualdad porque hemos cambiado sanciones de discriminación por plan de igualdad", añade.

Dentro de la Administración, se están introduciendo los cambios en la ley de contratos y en el apartado de subvenciones para adaptar los criterios y requisitos a la ley.