Público
Público

Musavi clama victoria pese a que los resultados apuntan a la victoria de Ahmadineyad

EFE

Las elecciones presidenciales celebradas el viernes en Irán han desembocado en una guerra de cifras, con el principal candidato de la oposición que se ha declarado vencedor y los medios oficiales avanzando el triunfo del actual mandatarios, Mahmud Ahmadineyad.

Este misma tarde, nada más cerrarse la urnas, Musaví se proclamó vencedor con el 65 por ciento de los votos, pese a que según sus informaciones se habría cometido decenas de irregularidades.

"La actitud de este gobierno fue muy mala, porque no supo aceptar el comportamiento de la gente que quería un cambio. Estoy seguro de que la persona que finalmente ganó estás elecciones fui yo. Lo hice con gran diferencia de votos sobre el segundo candidato", afirmó.

Poco después, la agencia oficial de noticias local Irna afirmaba que Ahmadineyad había ganado con el 60 por ciento de los votos.

Al filo de las dos de la madrugada hora loca, el ministerio de Interior ofreció nuevos datos que apuntaban a una amplia victoria de Ahmadineyad, con un 67 por ciento de los votos frente al 34 por ciento de Musavi, con casi el 50 por ciento de las urnas escrutadas.

Más noticias de Política y Sociedad