Público
Público

Musaví pide al Consejo de Guardianes que anule los resultados por fraude

El candidato opositor a las elecciones presidenciales de Irán asegura que el partido de Ahmadineyad ha cometido irregularidades

EFE

El candidato opositor reformista, Mir Husein Musaví, pidió hoy oficialmente al poderoso Consejo de Guardianes que anule los resultados de las elecciones presidenciales del pasado viernes debido a las supuestas irregularidades cometidas.

En una carta dirigida al citado Consejo -que debe validar los resultados- y divulgada a través de su página web, Musaví asegura que "uno de los candidatos", apoyado por el Ministerio de Interior, ha influido en el resultado final.

Según los datos finales ofrecidos por el Comité Electoral Nacional, las elecciones habrían sido ganadas por el actual presidente del país, el ultraconservador Mahmud Ahmadineyad, con un 62% de los votos.

"Teniendo en cuenta las decenas de cartas que mi candidatura ha enviado a este Consejo en relación con los claros casos de fraude electoral por parte del Ministerio de Interior así como uno de los candidatos, que han influido en el resultado, las elecciones no son limpias y deben ser anuladas", afirmó Musaví.

Nada más cerrarse los colegios, Musaví se atribuyó la victoria por mayoría absoluta y denunció la misma noche del viernes numerosos casos de fraude. El candidato, que podría encontrarse detenido, volvió hoy a enumerar algunas de esos casos de fraude en su misiva al Consejo de Guardianes, órgano de poder que tiene la última palabra en cuestiones electorales.

"Los gobernadores provinciales no entregaron a tiempo las acreditaciones para los interventores de los candidatos reformistas y han adelantado los resultados antes de que se cerraran toda las urnas, lo que es contrario a ley", afirma la nota. El ministerio de Interior admitió que Musaví era el candidato más votado en Teherán, pero que la victoria de Ahmadineyad se cimentó en las áreas rurales y más empobrecidas.

Musaví también denunció la campaña de Ahmadineyad, quien durante la misma acusó a los ex presidentes Ali Akbar Hashemi Rafsanyaní y Mohamad Jatamí de corrupción y de unirse al candidato reformista para derrocar al actual gobierno. También repitió las alegaciones sobre la carencia de papeletas en algunos colegios, en especial en las ciudades, y el favoritismo de la televisión pública hacia Ahmadineyad.

"Durante el tiempo extra que la televisión le dio, Ahmadineyad ya anunció su victoria y predijo los disturbios. Además, lo utilizó para denunciar que los rivales trataban de conspirar contra el sistema", agregó. Musaví también pidió hoy calma a sus seguidores, que desde el fin de las elecciones han tomado la calle al grito de "éste nos es nuestro voto" y "abajo el gobierno golpista"

Las manifestaciones son reprimidas por la Policía, pero también por grupos de milicianos islámicos Basij, que recorren las calles en grupos de motoristas, con palos y porras en la mano, golpeando de forma indiscriminada. Centenares de personas, entre ellas destacados políticos, periodistas y escritores pro reformistas, han sido detenidos en las últimas horas.

Ahmadinayad negó hoy el fraude y desestimo la importancia de los disturbios, al asegurar que es "algo natural, similar a cuando un equipo de fútbol pierde el partido y sus seguidores, por el fervor, se enfadan". El presidente utilizó el mismo símil futbolístico para dar a entender que, como se rumorea en Teherán, Musaví y otros destacados miembros del régimen han sido puestos bajo arresto domiciliario. La sorprendente y polémica victoria del mandatario ha sido respaldada por el líder supremo de la Revolución, ayatolá Ali Jameneí.

Más noticias de Política y Sociedad