Público
Público

Nadal se pone objetivos modestos pese a una carrera de éxitos

Reuters

Rafa Nadal siempre ha parecido mucho mayor y sabio de lo que realmente es. Cuando apenas era un crío, pudo superar física y mentalmente a la mayoría de los hombres con los que se enfrentó en el circuito profesional.

Pese a jugar en la misma época que Roger Federer, empezó a acaparar importantes títulos más rápido que su principal rival. En el Abierto de Australia del año pasado, Nadal se hizo con su sexto grand slam a los 22 años.

El mallorquín ha vuelto para defender su título este año, pero su historial de grand slams no ha variado tras un año plagado de lesiones. Sólo tiene 23 años, pero ya se ha visto forzado a empezar a reflexionar sobre sus logros del pasado.

Hace doce meses, estaba en lo más alto, siendo campeón al tiempo del Abierto de Australia, el Abierto de Francia y Wimbledon.

Federer se quedó sollozando mientras Rod Laver entregaba el trofeo del Abierto de Australia a Nadal y de repente todo el mundo hablaba de las posibilidades del español para completar todos los grand slams del calendario.

Ahora, la conversación ha cambiado a si Nadal podrá volver alguna vez a su mejor momento, o a alcanzar mayor altura, y ni siquiera él está seguro de su futuro.

"Ahora mismo mi objetivo es intentar estar en la cuarta ronda del Abierto de Australia. Ese es mi objetivo ahora mismo", dijo tras apabullar al eslovaco Lukas Lacko por 6-2 6-2 6-2 en la segunda ronda el miércoles.

"Ser número uno de nuevo, ese no puede ser un objetivo. No es posible.. si no ganas torneos importantes, no vas a tener ninguna posibilidad de ser número uno", añadió.

"Mi objetivo real ahora mismo es intentar ser competitivo en todos los torneos que vaya a jugar y sentir que cuando salga a la pista pueda ganar contra cualquiera", añadió.

Durante su ausencia, Nadal tuvo la posibilidad de reflexionar sobre sus logros hasta ahora, y rápidamente se dio cuenta de que no debería lamentar si no gana otro grand slam.

"Me siento muy feliz de lo que he hecho en este deporte. Estoy muy contento con lo que estoy haciendo", dijo.

"Tengo 23 años, tener 15 Masters 1000 y seis grand slams, que es más de lo que he esperado en toda mi vida", añadió.

"Nadie me va a quitar esos títulos", añadió.

Pese a sus reflexiones, Nadal dijo que no había perdido ni un ápice de sus ambiciosos instintos. Aún quiere más y no le consuela ser el número dos del mundo.

"Ser número dos, número cuatro, número cinco, eso no me afecta mucho", dijo.

"Ser número uno es un poco diferente, pero el resto no importa. Lo único que importa es ser competitivo para ganar títulos", añadió.

Más noticias de Política y Sociedad