Público
Público

Nadal y Roddick contra un calendario tan prolongado

EFE

La larga duración del circuito ATP fue de nuevo un punto de debate en Shanghái, donde jugadores como el español Rafael Nadal y el estadounidense Andy Roddick se emplearon a fondo para intentar solucionar un problema que parece imposible de arreglar.

"Es imposible empezar a jugar a primeros de enero y acabar el cinco de diciembre", argumentó Nadal, que ya en las últimas temporadas se erigió en defensor de los jugadores, maltratados por la dureza de la temporada.

"Es imposible estar aquí jugado como hace cinco años, disputando tantos partidos y dando el cien por cien de ti mismo, sin tener problemas", señaló el de Manacor, que este año ha sufrido en sus carnes los efectos de las lesiones, con una fuerte tendinitis que le privó de defender su título de Roland Garros con la energía necesaria y que luego le hizo borrarse del torneo de Wimbledon, además de padecer en los abdominales y sufrir un nuevo parón.

Para Andy Roddick el caso es el mismo, pero el jugador de Omaha fue más allá al apuntar que las ausencias del suizo Roger Federer, que eludió la gira asiática por prescripción médica, y la del británico Andy Murray, al aducir un problema en la muñecas, no eran mera coincidencia en el torneo de Shanghái.

"No creo que todo sea una gran coincidencia. Solo espero que esta falta de miras no afecte al recorrido de sus carreras. Creo que en el tenis todo el mundo quiere tener a las estrellas alrededor el máximo de tiempo posible", apuntó el americano.

"Es ridículo pensar que tenemos un deporte profesional que carece de una apropiada temporada para descansar, recuperarse y entrenar. Espero que tarde o temprano el sentido común prevalezca", dijo Roddick.

"Realmente, no veo otras competiciones deportivas o federaciones siguiendo nuestras ideas. No sé si nos concierne a los jugadores tomar decisiones al respecto sobre el calendario. En cierta manera desearíamos que nuestros ideas estuvieran ahí", aclaró Roddick.

Roddick insinuó también que los jugadores no quieren una huelga para solucionar este asunto. "No creo que ninguno de nosotros lo quiera, porque más que responsabilidad hacia las autoridades del tenis, tenemos una responsabilidad con nuestros aficionados", dijo. EFE.

Más noticias