Público
Público

La NASA despliega un nuevo cohete lunar para un vuelo de prueba

Reuters

La NASA llevó el martes un elegante cohete a la pista de lanzamiento para probar el vehículo que reemplazará a los transbordadores espaciales de los que se prescindirá en el futuro y que llevará a los astronautas estadounidenses de regreso a la Luna.

El vuelo de prueba, previsto para la próxima semana, se realizará mientras el Gobierno del presidente estadounidense, Barack Obama, evalúa si continuar con el programa del cohete Ares 1.

Además de poner tripulaciones terrestres en órbita para transportarlas a la Luna, el Ares 1 está diseñado para servir como taxi para la Estación Espacial Internacional.

La NASA ha gastado casi cuatro años y 350 millones de dólares en un cohete anterior, conocido como Ares 1-X.

el más alto fabricado desde el cohete Saturno de 1960 -, fue llevado a la renovada pista de lanzamiento en el Centro Espacial Kennedy, preparando una salida para el 27 de octubre.

Incluso si el proyecto Ares 1 es cancelado, el vuelo es crucial, informó la NASA.

"Ha pasado mucho tiempo desde que la NASA construyó un vehículo nuevo", dijo el director de la operación Bob Ess.

"El propósito de esta prueba es obtener información para entender y correlacionar nuestros modelos computacionales. De ello, aprendemos cómo usar esos datos para el próximo lanzamiento", agregó.

Cerca del 40 por ciento de los cohetes nuevos fallan en su primer lanzamiento, aunque la NASA confía tanto en la prueba del vehículo que dejará el transbordador espacial Atlantis en una segunda plataforma a unos 2,4 kilómetros durante el vuelo del Ares 1-X.

El transbordador se está preparando para una misión a la estación orbital en noviembre.

"Mi opinión personal es que si realmente pensáramos que el 1-X fuese a tener algún problema, no estaríamos preparándonos para lanzarlo, ni siquiera en un vuelo de prueba", dijo John Shannon, director del programa del transbordador.

Shannon agregó que cree que la tasa del 40 por ciento de fallos no se aplica al Ares 1-X, ya que el cohete está basado en propulsores de combustible sólido de transbordadores espaciales, que han funcionado desde 1981.

Más noticias de Política y Sociedad