Público
Público

Un neoyorquino engaña durante seis años al Estado haciéndose pasar por su madre muerta

Thomas Parkin llegó a recaudar 117.000 dólares a través de las ayudas gubernamentales que pedían en nombre de su madre

PÚBLICO.ES

Thomas Parkin, un ciudadano de Nueva York de 49 años, ha sido detenido este miércoles después de que la policía descubriese que llevaba seis años haciéndose pasar por su madre fallecida. Irene Prusik fue a renovar su carnet de conducir el pasado abril a pesar de estar muerta desde 2003.

La farsa tenía  un objetivo claro. Al suplantar a su madre, Parkin había conseguido acceder a ayudas gubernamentales destinadas a las personas mayores. A través de la estafa, el acusado llegó a recaudar hasta 117.000 dólares en beneficios sociales. Según la CNN, él y su cómplice, Mhilton Rimolo, obtuvieron 52.000 dólares en beneficios de la Seguridad Social y otros 65.000 en subsidios por renta.

Ataviado con ropa y maquillaje de su madre, un bastón y un carnet de identidad falso, y acompañado por otro hombre que se hacía pasar por el sobrino de su madre, Parkin consiguió hacerse con el dinero de las ayudas.

Todo empezó tras la muerte de Irene Prusik, cuando su hijo dio a la funeraria el número de la seguridad social de su madre y su fecha de nacimiento falsos, de manera que el fallecimiento no se registrase en los archivos del gobierno, según explica la BBC.

Después comenzó a reclamar las ayudas e incluso llegó a declararse (o declarar a su madre fallecida) en bancarrota para poder acceder a los subsidios destinados a las personas sin ingresos.

Pero, como se suele decir en las películas de detectives, todo criminal comete un fallo. En este caso, el error se dio cuando Parkin inició una disputa  por la casa de su madre, que fue vendida en 2003 por impago de la hipoteca. Entonces el acusado denunció al nuevo propietario en nombre de su madre para no ser desalojados.

Parkin y el nuevo dueño se denunciaron mutuamente de fraude. Pero para entonces los investigadores ya habían encontrado una prueba de la muerte de su madre: una foto de su lápida en un cementerio local. Concertaron una cita con Parkin, a la que este acudió, según palabras textuales de los investigadores, "con una rebeca color rojo, pintalabios, manicura y con un respirador".

Ahora Parkin y su cómplice se enfrentan a cargos por fraude y suplantación de identidad, entre otras acusaciones. De momento se han declarado inocentes.

El fiscal del distrito, Charles Hynes, ha calificado el caso como "sin precedentes en su alcance y en su descaro". Para muestra, la explicación que Parkin dio a la Policía tras su detención: "Yo sostuve a mi madre cuando se estaba muriendo y exhaló su último aliento, así que yo soy mi madre".

Más noticias de Política y Sociedad