Público
Público

Muchos niños necesitan pasar más tiempo al aire libre: estudio

Reuters

Aproximadamente la mitad de los chicos en edadpreescolar no pasa tiempo jugando al aire libre con alguno desus padres durante el día, pese a que ese tipo de juego tienemuchos beneficios para los más pequeños, entre ellos combatir laobesidad infantil, revela un sondeo realizado en Estados Unidos.

En entrevistas con los padres de casi 9.000 chicos, menos dela mitad de las mamás y sólo un cuarto de los papás informóllevar a su hijo a caminar o jugar con ellos en el patio o en elparque al menos una vez al día.

"Especialmente para los padres que trabajan fuera del hogar(...) no es tan fácil disponer de tiempo para jugar al airelibre con sus hijos cada día", dijo Pooja Tandon, pediatra de laUniversity of Washington en Seattle, quien trabajó en el nuevoestudio.

Las guías de la Asociación Nacional para el Deporte y laEducación Física sugieren que los niños tengan al menos una horade actividad física por día para obtener beneficios para lasalud a largo plazo, como ayudar a evitar la obesidad infantil.

Los preescolares deberían además contar con algunas horas detiempo de juego desestructurado por día.

Pero mientras que algunos padres supondrían que sus hijosestán teniendo el tiempo de juego al aire libre en el jardínmaternal o de infantes, eso no siempre sería así, dijo Tandon.

La experta y sus colegas usaron datos de un estudiorepresentativo a nivel nacional sobre niños estadounidensesnacidos en el 2001.

Junto con otra información recolectada cuando los chicoseran bebés, los investigadores, cuyos resultados fueronpublicados en Archives of Pediatric & Adolescent Medicine, lepreguntaron a los padres de los pequeños en edad preescolar cuánseguido habían llevado a sus hijos a jugar al aire libre elúltimo mes.

El 44 por ciento de las madres y el 24 por ciento de lospadres dijo que tenía tiempo de juego al aire libre con sushijos todos los días. Según las entrevistas, la mitad de loschicos jugaban al aire libre al menos una vez al día con uno desus padres.

La seguridad del vecindario no pareció ser un impedimentoimportante para salir: más de nueve de cada 10 padres dijeronque sentían que su barrio era seguro.

Las niñas y los chicos no blancos eran menos propensos asalir con uno de sus padres a jugar, al igual que los niñoscuyas madres pasaban más tiempo trabajando fuera del hogar.

Tandon y sus colegas hallaron que los niños con algunoscompañeros de juego regulares eran más propensos a pasar tiempoal aire libre, quizá porque los padres se turnaban para llevar aalgunos chicos al parque juntos, una buena estrategia para lospapás con poco tiempo.

Tami Benham Deal, que estudia la actividad física infantilen la University of Wyoming en Laramie, dijo que también esimportante evaluar qué tipo de ejercicio hacen los chicos cuandosalen.

"Podrían estar sentados en un arenero, pasar 20 a 30 minutosconstruyendo túneles y castillos de arena, y la actividad podríaser muy baja en intensidad", dijo a Reuters Health Benham Deal,que no participó de la nueva investigación.

"Padres que alienten a sus hijos a ser físicamente activos ypadres que reconozcan la importancia y el valor del ejercicioson factores clave que influyen en la actividad física de loshijos", agregó. "Y eso es cierto a cualquier edad", finalizó.

Más noticias de Política y Sociedad