Público
Público

"No tuvo elección"

El defensor de Demjanjuk pone al ex nazi "al mismo nivel" que las víctimas del Holocausto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

John Demjanjuk es en realidad 'un superviviente del Holocausto' y está 'al mismo nivel' que las víctimas. Éste fue el principal argumento de la defensa en el que con toda probabilidad será el último gran proceso sobre el exterminio judío, abierto ayer en Múnich en medio de una gran expectación.

Demjanjuk, nacido en Ucrania, nacionalizado estadounidense y hoy apátrida, 'no tuvo elección' cuando los nazis le reclutaron 'bajo amenaza de muerte' para trabajar en el campo de Sobibor en la Polonia ocupada, sostuvo su defensor, Ulrich Busch. Su cliente, que vivía en Ohio (EEUU), fue 'deportado a la fuerza de manera injustificada' en mayo pasado para ser procesado en Alemania, dijo.

Demjanjuk, de 89 años, compareció ante el tribunal en silla de ruedas y envuelto en una manta azul. Cerró los ojos cuando los fotógrafos lanzaron sobre él una lluvia de flashes, y presenció la sesión con gesto ausente. No respondió a las preguntas del juez sobre su identidad, a pesar de que un médico aseguró haber departido con él antes del comienzo de la sesión.

Demjanjuk, de 89 años, compareció ante el tribunal en silla de ruedas y envuelto en una manta azul 

Busch acusó al tribunal y a la Fiscalía de 'arbitrariedad' por procesar a un hombre que cumplió órdenes en Sobibor, cuando otros tribunales alemanes han absuelto en el pasado a algunos de los miembros de las SS que dieron esas órdenes. Esta acusación de parcialidad retrasó la lectura de la acusación, que se espera como muy pronto para hoy.

La Fiscalía acusa a Demjanjuk de complicidad en el asesinato de 27.900 judíos, cifra elaborada a partir de los transportes de víctimas procedentes de Holanda en los seis meses de 1943 en que el acusado prestó supuestamente servicio en Sobibor.

La Fiscalía acusa a Demjanjuk de complicidad en el asesinato de 27.900 judíos

La principal prueba es un carné de guardián del campo con firma y foto. Unos 250.000 judíos murieron en las cámaras de gas de Sobibor entre abril de 1942 y octubre de 1943. Cuando llegaban los transportes, los guardianes daban a los judíos la bienvenida a un 'campo transitorio' y les invitaban a ducharse. Al cabo de dos horas estaban muertos.

Según la acusación, Demjanjuk llegó a Sobibor en el verano de 1943. Como soldado del Ejército Rojo, había caído prisionero de los alemanes en Crimea y aceptó ser entrenado para el exterminio en el campo de Trawniki, cercano a Sobibor. Por eso, a los ex soldados soviéticos que estuvieron allí se les llama trawnikis.

En el proceso participarán tres de los 300 supervivientes de Sobibor, así como otras víctimas y descendientes de víctimas que han acudido a Múnich desde EEUU, Holanda e Israel. El juez ha admitido a 35 sujetos de la acusación particular.

Uno de sus abogados, Cornelius Nestler, rechazó el argumento de Busch de que Demjanjuk no es más culpable que un judío que para escapar a las cámaras de gas decidiera participar en la maquinaria mortal de los campos. 'Los trawnikis de Sobibor estaban bien alimentados, podían beber, salir, y tenían vacaciones. Los judíos, no', explicó Nestler.

No es la primera vez que Demjanjuk se sienta en el banquillo. En 1988 fue condenado a muerte en Israel, pero liberado en 1993 porque surgieron dudas sobre su identidad. Documentos soviéticos demostraron que Demjanjuk no es el Iván el Terrible del campo de Treblinka en el que se concentró la acusación israelí.

Más noticias en Política y Sociedad