Público
Público

La Nobel de la Paz Suu Kyi "nunca" dudó de que algún día viajaría a Noruega

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La líder opositora birmana Aung San Suu Kyi, que ha pasado 24 años de cautiverio en su país, aseguró hoy a su llegada a Oslo que "nunca" tuvo dudas de que algún día viajaría a Noruega para pronunciar el discurso de recepción del premio Nobel de la Paz, que le fue otorgado en 1991.

"Por supuesto que siempre he creído que este día llegaría. Nunca lo he dudado", afirmó en una rueda de prensa conjunta con el primer ministro noruego, Jens Stoltenberg.

Suu Kyi dio las gracias al pueblo y las autoridades noruegas por su apoyo y reveló que hasta hace una semana no había empezado a escribir el discurso que leerá mañana en el ayuntamiento de Oslo.

"Será el resultado de lo que he vivido en los últimos 24 años. Estará reflejado lo que soy ahora", declaró.

El viaje de Suu Kyi fue posible gracias al proceso de reformas que remodelan la autocracia birmana en una democracia parlamentaria, desde que la última junta militar se disolvió y traspasó el poder a un gobierno civil afín, el 30 de marzo de 2011.

La líder birmana, que pidió inversiones para el sector privado en Birmania, recordó que el camino no será "recto" y que habrá obstáculos, pero que todos deberán guiarse por "el espíritu de reconciliación nacional".

También apeló al compromiso con ese espíritu para resaltar que el Gobierno birmano no tiene "nada que temer" por su viaje a Europa ni por cómo es recibida, ya que ni ella ni su partido van a hacer nada que pueda "dañar" el proceso en marcha.

Resaltó además que nunca ha luchado contra los militares, sino contra su intervención en el proceso democrático.

"El pueblo noruego ha estado esperando esta visita durante mucho tiempo, desde hace veinte años. Y ahora estás aquí", le dijo al comienzo de la rueda de prensa Stoltenberg, al elogiarla como "campeona de la democracia" e "inspiración para todos".

Suu Kyi, de 66 años, que llegó hoy de Suiza, había sido saludada antes por cientos de personas que portaban banderas noruegas y birmanas en el centro de Oslo, y esta noche será homenajeada por el Gobierno noruego con una cena en el castillo de Akershus.

La jornada de mañana se abrirá con una reunión en el Instituto Nobel e incluirá una audiencia con los reyes en el Palacio Real antes de la lectura del discurso, a la que seguirán una reunión popular y la tradicional cena con los miembros del Comité Nobel.

La líder birmana no pudo recoger el Nobel en 1991 porque estaba bajo su primer arresto domiciliario, que duró de 1989 a 1995.

La medalla, el diploma y los 10 millones de coronas suecas (algo más de un millón de euros, 1,25 millones de dólares) los recibieron en su día su marido, Michael Aris, y sus hijos, Alexander y Kim.

Suu Kyi viajará el domingo a la ciudad de Bergen, donde realizará varios actos, y el lunes visitará el Parlamento noruego y hablará en el Foro Oslo sobre derechos humanos, último acto de su visita.

Es la primera gira mundial de Suu Kyi tras 24 años de lucha pacífica para democratizar Birmania (Myanmar), gobernada durante más de cinco décadas por un férreo régimen militar.