Público
Público

Noche de altercados en Canaletes

Al menos 132 heridos y decenas de detenidos en la celebración del Barça

EFE

Al menos cien personas han sido detenidas durante los disturbios, antes de la carga que dispersó a parte de los aficionados descontrolados que protagonizaban los incidentes.

Los disturbios comenzaron con altercados entre un reducido grupo de jóvenes, que lanzaban botellas y otros objetos contra un cordón del fuerte dispositivo de seguridad desplegado en la zona, y los Mossos en la calle Pelayo, al lado de la fuente de Canaletas, tradicional escenario de celebración culé , y de la plaza Catalunya.

Unas 200 personas estuvieron involucradas al principio en los incidentes, mientras alrededor de 30.000 aficionados celebraban la victoria del Barcelona alrededor de la fuente, que ha quedado dañada, una vez más, por el festejo.

La noche se ha saldado finalmente con un total de 132 personas heridas que han necesitado ser hospitalizadas, según han confirmado fuentes del Sistema catalán de Emergencias Médicas (SEM).

En total, 114 de estas personas tenían heridas leves y han sido atendidas 'in situ': entre ellas hay 36 mossos d'Esquadra y ocho guardias urbanos.

No obstante, los violentos incidentes esquivaron el centro de la explanada donde seguían esta noche unas 2.000 personas, según fuentes policiales, dispuestas a dormir nuevamente al raso y continuar así con la protesta que emprendieron hace casi dos semanas.

Los "indignados", que el viernes sufrieron una violenta interveción de la policía para desmontar su campamento, se habían organizado esta noche para evitar incidentes tanto con jóvenes descontrolados que suelen sumarse a las celebraciones blaugranas como con los Mossos D' Esquadra.

Los acampados establecieron varios cordones humanos alrededor de su espacio de actividad para impedir así que unos u otros les invadieran mientras les mostraban carteles en los que se podía leer que su concentración era "pacífica".

Algunos de los "indignados", ya avanzada la madrugada, invitaron a los pocos jóvenes incontrolados que seguían lanzando botellas y otros objetos, y destruyendo algunos materiales municipales, a frenar su actitud y dejar dormir a todo el mundo.