Público
Público

NOFX, Lagwagon y Bersuit pusieron el colofón al Festival Arte Nativo Viña, en Paiporta (Valencia)

EFE

Las únicas bandas extranjeras que han acudido al primer festival Arte Nativo Viña 2008, los norteamericanos de NOFX y Lagwagon y los argentinos Bersuit Vergarabat protagonizaron las actuaciones más brillantes y multitudinarios de la tercera y última jornada de conciertos.

El escenario principal del Viña, por el que han pasado en los últimos días los estandartes del mejor rock nacional, como Rosendo, Barricada o Extremoduro, cedió hoy su espacio a dos de los grupos más veteranos del punk melódico californiano.

Tanto Lagwagon como NOFX habían prolongado su ausencia en los escenarios españoles durante más de un lustro, por lo que sus actuaciones hoy fueron un reclamo para sus seguidores.

Los primeros en "saltar a la arena", en la parte destacada de la programación, fueron los de Santa Bárbara (Lagwagon), que repasaron en primer lugar varios de sus grandes éxitos, algunos de sus temas más antiguos y también dejaron sitio para presentar una canción de su nuevo trabajo, que saldrá a la venta a mediados del próximo mes de agosto.

En el que ha sido su tercer concierto de la gira europea, la banda liderada por Joey Cape ha sonado potente y fresca. El público agradeció sus comentarios y bromas casi tanto como algunos de sus "hits": "Razor burn", "To all my friends", "Choke" o "May 16".

Entre Lagwagon y NOFX pasó por el escenario Matarile uno de los grupos más destacados del hardcore nacional, como es Narco, con sus característico sonido metal, los estribillos "rapeados" y unas contundentes bases electrónicas.

Pero la siguiente gran cita de la jornada, quizá la más destacada, fue la presencia de NOFX, una banda punk nacida en San Francisco en 1983, muy crítica con el "establishment" y con más de diez discos de estudio a sus espaldas.

Conscientes de la expectación que habían despertado, Fat Mike y sus compañeros se recrearon al máximo en la presentación de sus temas, especialmente los más clásicos y críticos con el gobierno norteamericano, e incluso dejaron caer la idea de un pronto regreso a España.

A la conclusión de este concierto el interés del público se trasladó al segundo escenario, donde los argentinos de Bersuit recrearon su peculiar atmósfera de cumbia y rock and roll jaleados por una numerosa colonia inmigrante.

Buena parte de sus nuevos temas como "Laten bolas" o "Mi vida" les sirvieron de introducción para enlazar con algunos de sus clásicos. A destacar una versión de "Señor cobranza", la fuerza de "El viejo de arriba" y la siempre conmovedora "Luna de Valencia", letra inspirada precisamente en los argentinos emigrados.

También despertó gran expectación la presencia de Albert Pla, siempre extravagante e impredecible, que estrenó su nuevo espectáculo "Toikexoumo" y algunas de sus nuevas canciones. Sin embargo, lo más coreado, además de la guitarra de Diego Cortés, fue su "Soy rebelde", "La balada de Santpaucentdeu" y "Mi novia es una terrorista", temas con una larga trayectoria.

Otra de las propuestas interesantes de la jornada fue la intervención de Kutxi Romero, líder de Marea, con la banda flamenca Ja Ta Já, un experimento que sonó bien pero que quizá no tuvo la intensidad necesaria debido al escaso conocimiento de los temas por parte del público.

De todas formas, Romero se lo pasó en grande siguiendo el resto de conciertos tras su actuación, recibiendo las felicitaciones de los asistentes y fotografiándose con ellos.

Los granadinos de Hora Zulú y el cantautor sevillano Poncho K tuvieron la responsabilidad de tocar cuando el sol todavía no se había ocultado y el calor impedía disfrutar por completo de la música, a pesar de lo cual también tuvieron un gran respaldo por parte del público.

Más noticias de Política y Sociedad