Público
Público

Nueva herramienta acelera la evaluación del dolor torácico en salas de emergencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Megan Brooks

Un equipo asegura que unprotocolo de diagnóstico acelerado ayuda a los emergentólogos aidentificar qué pacientes tienen bajo riesgo de padecer unacomplicación cardíaca grave en el corto plazo y se pueden ir acasa con la indicación de consultar rápido a su médico.

El protocolo de diagnóstico acelerado (PDA) consta de treselementos: una evaluación del score de riesgo TIMI, unelectrocardiograma (ECG) y la determinación de los niveles detroponina cardíaca I (TncI) a la llegada al hospital y a las doshoras.

Los tres resultados deben ser negativos para considerar alpaciente con bajo riesgo cardíaco.

Este PDA funcionó adecuadamente en un estudio observacionalprospectivo sobre 1.975 pacientes reunidos consecutivamente dedos departamentos de emergencias urbanos de Brisbane, enAustralia, y de Christchurch, en Nueva Zelanda, entre el 2007 yel 2011.

"Debería aplicarse como una herramienta 'de descarte' en lospacientes que, de otro modo, los médicos evaluarían con unasegunda determinación de la troponina cardíaca (seis horas o másdespués)", opinó el doctor Martin Than, del Hospital deChristchurch, y coautor del estudio.

Según publica el equipo en Journal of the American Collegeof Cardiology, 302 de los 1.975 pacientes (el 15,3 por ciento)tuvieron una complicación cardíaca grave (MACE, por su sigla eninglés) a los 30 días (resultado primario). La mayoría fueroninfartos de miocardio en los 10 primeros días posteriores alalta hospitalaria.

El PDA clasificó a 392 participantes (el 20 por ciento) comopacientes de bajo riesgo. Sólo uno de ellos (el 0,25 por ciento)tuvo una MACE durante la primera consulta y el seguimiento, loque le otorga al PDA una sensibilidad y un valor predictivonegativo del 99,7 por ciento. El valor predictivo positivo fuedel 19 por ciento, con una especificidad del 23,4 por ciento.

El paciente con una MACE tenía 52 años, era caucásico yllegó al hospital después de 3,5 horas de dolor torácico. Erauna persona sana, sin factores de riesgo de enfermedadisquémica. Su ECG fue normal y su valor de TncI fue inferior a0,01 1mcg/L inicialmente, de 0,03 mcg/L a las dos horas y de16,8 mcg/L a las 12 horas.

Sólo en Estados Unidos, más de 6 millones de consultas deemergencia por año son por dolor torácico, lo que motivaextensas evaluaciones.

"Reducir el tiempo necesario para la observación de algunospacientes mediante el uso de este PDA podría tener importantesefectos en los servicios de atención de la salud, aun enaquellos centros con unidades de observación del dolor", escribeel equipo.

Además, agregan los autores, "el estudio demuestra que lasdeterminaciones de la troponina en los laboratorios centralescuentan con la suficiente sensibilidad en una evaluacióntemprana como para descartar la necesidad de seguir evaluandootros biomarcadores (mioglobina y creatina kinasa MB) dentro delPDA".

"Esos biomarcadores no aumentan la sensibilidad de laevaluación y reducen la proporción de pacientes considerados debajo riesgo (por una mayor cantidad de resultados positivos),como quedó demostrado en el estudio ASPECT", indicaron.

Este PDA, dijo Than, "no es para los pacientes de tan bajoriesgo que, según el criterio médico, no necesitan otrasdeterminaciones para confirmar un posible síndrome coronarioagudo con el análisis de troponina.

Sólo sirve como una herramienta 'de descarte' para pacientesque necesitan una determinación en serie de los valores detroponina y una observación prolongada".

Than agregó que "el PDA no descarta la angina inestable y serecomienda evaluar la presencia de la enfermedad coronaria (conuna prueba de esfuerzo o con estudios por imágenes, por ejemplo)si eso no se realizó".

FUENTE: Journal of the American College of Cardiology, juniodel 2012