Público
Público

La nueva terminal de El Prat supera con nota su estreno

 

La ocupación parcial de la T1 contribuye a un debut plácido y sin incidencias

PAU CORTINA

Que en el estreno de la nueva terminal T1 del aeropuerto de El Prat todo estaba minuciosamente calculado y ensayado se hizo ayer evidente. Confirmando las previsiones de los rautoridades, la normalidad se apoderó de la T1, aunque la jornada sirviera también para detectar algunas carencias por resolver. La ocupación gradual de la terminal, dónde ahora operan sólo las aerolíneas de la red Star Alliance (entre ellas, Spanair y Lufthansa), contribuyó al buen funcionamiento y evitó aglomeraciones en mostradores y accesos a embarque, así como en las zonas de descanso (todavía escasas), bares y tiendas. El aparcamiento sólo llegó al 20% de su capacidad.

El director del aeropuerto, Fernando Echegaray, señaló que el traslado acompasado de las compañías aéreas es "beneficioso" para los pasajeros y para las propias aerolíneas. Echegaray se mostró muy satisfecho por la "normalidad absoluta" en la terminal. A las seis de la tarde, el director destacaba la puntualidad de la gran mayoría de vuelos y la ausencia de problemas del nuevo sistema de tratamiento de equipajes. Se felicitó también por la campaña previa de información de Aena y Star Alliance para dirigir a los usuarios hacia la terminal correcta.

A la espera de que el metro y el tren de cercanías lleguen a la nueva terminal, el autobús, el taxi y el vehículo privado son las únicas medios de acceso. Ayer, día de poca afluencia, los usuarios de las lanzaderas entre la T2 y la T1 ya tuvieron que apretarse en las horas punta.

 

Más noticias