Público
Público

El nuevo acervo de Robert Capa debería propiciar una gran exposición sobre la Guerra Civil

EFE

Los más de 3.000 negativos sobre la Guerra Civil española descubiertos en México y enviados a EEUU servirán para crear una gran exhibición sobre aquel conflicto que ayude a conocerlo mejor, dijo hoy a Efe la experta en arte Trisha Ziff, quien intermedió en la recuperación de este material.

"Es muy importante, desde mi punto de vista, que el Instituto de Fotografía Contemporánea de Nueva York (IFC) encuentre una forma de compartir esto de manera colectiva porque es algo que pertenece a México y a España, tanto como al IFC", dijo esta británica nacionalizada mexicana, quien fue una de las primeras personas en ver el archivo.

El hallazgo de 127 rollos de fotografías sobre la Guerra Civil (1936-1939) se conoció el pasado domingo, un mes después de que la colección fuera trasladada a EEUU para integrarla al fondo del IFC sobre Robert Capa (1913-1954), el cronista gráfico que difundió en todo el mundo la guerra española.

La especialista, que residen en la capital mexicana, trabajó el pasado año como enlace de la institución neoyorquina dirigida por Brian Wallis para conseguir que las fotos de Capa, David Seymour "Chim" y Gerda Taro halladas en México y aún sin clasificar, pasaran a engrosar el acervo del IFC.

Ziff conoció y contactó a un pariente del general mexicano Francisco Aguilar González y le convenció de la conveniencia de hacer el traspaso para conservar en buenas condiciones el material.

La posibilidad de que se organice una exposición "es más que un deseo", señaló Ziff, quien va a recomendar esa posibilidad después de que se discutieran varias opciones de cómo manejar los fondos gráficos.

Los negativos pertenecen a los descendientes de los tres famosos fotoperiodistas, "pero las ideas y las imágenes de estas historias nos pertenecen a todos", aseguró.

Ziff opinó que la prioridad ahora es conocer el material y atribuírselo a Seymour y Capa, cofundadores de la agencia Magnum, o a Gerda Taro, una labor complicada en la que podría tardarse varios meses.

Algunos de los rollos entregados tienen al final las iniciales de su autor, pero si eso no basta se clasificará por el estilo de cada imagen como si fuera un análisis de "fotografía forense".

Ziff aclaró que no es su responsabilidad hablar de fechas pero confía en que la nueva exhibición fotográfica pudiera estar lista a fines de 2009.

De momento, la historia de cómo llegó el material a las manos de los familiares del general y ex diplomático mexicano Aguilar González sigue siendo un misterio.

Tras su fallecimiento y el de su hija, uno de sus parientes, que prefiere guardar el anonimato, preservó el material durante quince años, hasta que decidió entregárselo a Ziff, que no conserva derecho alguno sobre el acervo.

Con ella colaboró el escritor mexicano Juan Villoro, descendiente de una familia de refugiados españoles en México y quien también ofreció a Efe su versión de la historia.

Según Villoro, estas nuevas fotografías son de enorme valor histórico, la mayoría de ellas inéditas, con las que se "confirma la dedicación que estos fotógrafos tuvieron por los temas de alto riesgo", lo que en ocasiones les llevó a desprenderse precipitadamente de los rollos.

"También hay algunas fotos privadas, muy conmovedoras, como una de Gerda (Taro, quien fue pareja de Robert Capa), dormida con un pijama de hombre que, seguramente, es de él", agregó Villoro.

El escritor recordó que Taro fue la mayor "cómplice" y "aliada en la fotografía" del reportero gráfico.

El material que Villoro vio parcialmente y con cierta precipitación muestra el compromiso extraordinario que tuvieron los fotoperiodistas con la causa republicana, especialmente Capa, cuyo verdadero nombre fue Endre Friedmann.

Más noticias de Política y Sociedad