Público
Público

El nuevo juez del caso de extorsión a Sanz arresta a los acusados por demorarse en entrar en la sala

EFE

El nuevo juez del caso por presunta extorsión al cantante Alejandro Sanz ordenó hoy la detención de los dos acusados por estar fuera de la sala cuando los llamó a una audiencia en la que advirtió de que no dará trato especial a ninguna de las partes.

El juez Israel Reyes, de origen cubano, mantuvo durante más de media hora esposados a Carlos González, del mismo origen y ex mayordomo del artista, y a la esposa de este Sylvia Helena Alzate, colombiana, al tiempo que amonestó al abogado de la pareja por estar ausente cuando sus defendidos fueron llamados por el magistrado.

La pareja, elegantemente vestida, tuvo que sentarse al lado de prisioneros uniformados hasta que el juez levantó su orden de detención preventiva.

Ambos trabajaron para el artista español en su residencia de Miami Beach y afrontan un cargo de extorsión por presuntamente exigir 500.000 dólares a Sanz por no divulgar sus asuntos personales.

Reyes, que antes que juez fue fiscal estatal y como tal litigó en casos de lavado de dinero y crimen organizado, dijo a los acusados y a su defensa que debían cumplir con lo establecido en las leyes.

"No se trata de estar esperando afuera porque hay cámaras de televisión, no pueden estar paseándose en los alrededores del edificio. Eso no me importa. Todos los acusados tienen que estar aquí", recalcó el juez.

Lonnie Richardson, abogado de los acusados, intentó replicar diciendo no estaba "frente a las cámaras tratando de sacar publicidad" pero el juez lo interrumpió antes de terminar la frase para advertirle que no tendrá muchas oportunidades más de llegar tarde antes de que decida que "ya es suficiente".

Con la misma rigurosidad trató al fiscal estatal Michael Von Zamfit, quien interrumpió al abogado defensor cuando se quejaba de que no podía contactar a Sanz y que lo quería incluir en su lista de testigos para el juicio fijado ahora para el 17 de marzo próximo.

"Pare, pare, pare. Debería decir pare una sola vez y usted debería guardar silencio", manifestó el juez al fiscal y acto seguido instruyó a Richardson para que cite al intérprete madrileño.

"Usted debe hacer todos los trámites para entregarle una citación y si él no comparece, entonces yo actuaré para hacerla cumplir. No me importa quién está involucrado en este caso. Todos los que estamos aquí debemos respetar las reglas", explicó.

"Esa es la manera en que funciona. Nadie recibe un trato preferencial, incluyendo al señor Sanz", subrayó.

Cuando concluyó la audiencia, Richardson declaró a periodistas que el próximo lunes debe tener su lista de testigos y que en ella incluirá a Sanz.

Al ser preguntado si le parecía que el nuevo juez era muy severo respondió: "Si Alejandro Sanz decide andar con jueguitos, y no se presenta, esperen a ver cómo él (Reyes) reacciona ante esa situación. Creo que es un juez justo".

El abogado, asimismo, preparará una moción para desestimar el cargo de extorsión del que se acusa a Alzate y la presentará en una próxima audiencia.

Reyes es el tercer juez que asume el caso luego de que la Fiscalía Estatal de Miami recusase a la magistrada Rosa Rodríguez por considerar que no sería imparcial durante el juicio.

Rodríguez a su vez sustituyó a la magistrada Cristina Pereyra-Shuminer, que renunció a su cargo para convertirse en estrella de la televisión.

La propia fiscal estatal del condado de Miami-Dade, Katherine Fernández Rundle, recusó a Rodríguez con el argumento de que los "comentarios hostiles" de la magistrada al abogado de Alejandro Sanz generaron "un temor bien fundado" de que no iba a haber "un juicio justo" y el Tribunal de Apelaciones del Tercer Distrito estuvo de acuerdo con este alegato.

Rodríguez se vio obligada a abandonar el caso por lo sucedido en una audiencia de octubre del 2007 en la que discutió con el abogado de Sanz en torno a la declaración jurada que debía presentar el cantante.

La jueza en ese momento espetó al representante legal de Sanz: "Este no es un juicio civil. Esto es un caso criminal. Aquí, en este tribunal las personas vienen a declarar o van a la cárcel (...) El tiene que presentarse, no vamos a jugar".

Sanz terminó declarando ese mismo mes durante cinco horas en la sede de la Fiscalía Estatal de Miami.

Más noticias de Política y Sociedad