Público
Público

Obama dice que la reforma del sistema de salud es inaplazable y crucial

EFE

El presidente Barack Obama aseguró hoy que la reforma del sistema de salud de Estados Unidos es crucial y que no aplicarla lo más pronto posible sería una irresponsabilidad.

En su habitual discurso de los sábados Obama se refirió por segunda semana consecutiva al alto costo de la salud para los estadounidenses en un sistema para cuya reforma se comprometió a trabajar con el Congreso con el fin de aprobarla este año.

"El status quo es insostenible para las familias, la empresa y el Gobierno", señaló.

El presidente explicó que EE.UU. gasta un 50 por ciento más por persona en salud que cualquier otro país del mundo.

También dijo que el valor de los seguros de salud se duplicó en la última década, los costos directos en efectivo se incrementaron y a quienes tienen problemas preexistentes de salud se les niega la atención.

Obama añadió que los crecientes costos afectan a las empresas que se ven en desventaja ante la competencia extranjera.

En algunos casos, varias han tenido que despedir a trabajadores debido al problema.

"No podemos seguir por este rumbo. No acepto un futuro en el que los estadounidenses renuncien a la salud porque no pueden pagarla. Tampoco acepto un futuro en el que la empresa de EE.UU. se vea afectada y nuestro Gobierno quede en bancarrota", indicó.

Obama admitió que se ha dicho que no sería aconsejable aplicar la reforma este año, cuando el país todavía vive los coletazos de la crisis financiera.

"La verdad innegable es que sería irresponsable no actuar ahora. No podemos seguir trasladando la creciente carga (de la salud) a las generaciones futuras", manifestó.

Sin embargo, el presidente reconoció que la reforma supondrá costes adicionales a corto plazo con el fin de reducir el gasto a largo plazo.

En ese marco, Obama anunció ahorros por 313.000 millones de dólares procedentes de su plan de responsabilidad fiscal que servirán para controlar el gasto innecesario y aumentar la eficiencia y calidad de la atención médica.

"Esos ahorros garantizarán que tengamos 950.000 millones de dólares para neutralizar el costo de la reforma del sistema de salud en los próximos diez años", señaló.

Por su parte, en su también habitual discurso radiofónico de los sábados, el Partido Republicano criticó el plan energético de Obama que, según advirtió, constituirá un duro golpe para la economía de los estadounidenses y aumentará el desempleo.

El Gobierno de Obama ha propuesto un sistema llamado "cap and trade", o un "mercado de carbono", que consistiría en comercializar la compra y venta de las emisiones contaminantes de las industrias.

Según el legislador Mike Pence, de llevarse a cabo la propuesta demócrata las familias estadounidenses pagarían hasta 4.300 dólares en promedio al año en costos adicionales y la pérdida de empleos sería de entre 1,8 millones y 7 millones.

"Ese es un precio demasiado alto por un plan que no hará mucho por disminuir la contaminación ambiental, ya que las industrias trasladarían sus plantas y su contaminación a países con menos protección ambiental", señaló.

Como contrapartida, los republicanos presentaron esta semana un proyecto de ley sobre energía que, según Pence, incluye todas las opciones, ofrece independencia energética, más empleos y un medio ambiente menos contaminado, sin un impuesto nacional a la energía.

El plan republicano propone más exploración de petróleo y de gas natural dentro del país, renovar el compromiso en favor de la energía nuclear sin emisiones, inversiones en tecnologías de energía renovable y alternativa, e incentivos para promover la conservación.

"Es la solución energética integral que este país necesita para lograr la independencia energética, para generar empleos bien remunerados y ayudar a proteger nuestro medio ambiente", afirmó.

Más noticias de Política y Sociedad