Público
Público

Obesidad materna eleva riesgo de defectos congénitos cardíacos

Reuters

Cuanto más obesa es una mujeral quedar embarazada, más probabilidades existen de que el bebénazca con un defecto cardíaco, de acuerdo a un nuevo estudio.

Con datos de los nacimientos en el estado de Nueva Yorkdurante una década, los científicos hallaron que las mujeresobesas eran un 11 por ciento más propensas que aquellas conpeso normal a tener un bebé con una cardiopatía congénita.

Ese riesgo entre las mujeres obesas mórbidas, es decir, lasque pesan 45 kilos más que su peso normal, fue del 33 porciento.

Los defectos cardíacos congénitos son anormalidades leves afatales en la estructura del corazón. Afectan a ocho de cada1.000 recién nacidos, de modo que, a pesar del riesgorelativamente alto asociado con la obesidad materna, la mayoríade los bebés de esas mujeres no los padecerían.

Aun así, el equipo opinó que los resultados deberíanincentivar a las mujeres obesas a adelgazar antes de unembarazo.

"Si una mujer es obesa, debería adelgazar antes de quedarembarazada", declaró a través de un comunicado el doctor JamesL. Mills, del Instituto Nacional de Salud Infantil y DesarrolloHumano (NICHD por su sigla en inglés).

"Eso no sólo mejorará su salud y la del bebé, sino tambiénreducirá el riesgo de que el bebé desarrolle defectoscardíacos", dijo.

El estudio, publicado en American Journal of ClinicalNutrition, usó datos de un registro de defectos congénitos delestado de Nueva York. El equipo de Mills identificó a 7.392bebés nacidos con un defecto cardíaco entre 1993 y el 2003, ylos comparó con 56.300 bebés sanos.

El 15 por ciento de las madres de los bebés afectados eranobesas antes del embarazo y el 3 por ciento era obesa mórbida.En el grupo de control, esas cifras eran del 13 y del 2 porciento.

Al considerar otros factores, como la edad, la etnia, laeducación y el tabaquismo de la madre, la obesidad se mantuvoasociada con el riesgo de que el bebé desarrolle defectoscardíacos.

Las mujeres con sobrepeso, en cambio, no sufrieron eseaumento del riesgo.

Se desconoce por qué la obesidad materna está asociada conlas malformaciones cardíacas congénitas en los bebés. Ladiabetes, que está muy relacionada con la obesidad, eleva elriesgo de defectos congénitos en los fetos.

De todos modos, el equipo analizó a mujeres con y sindiabetes por separado y juntas, y el exceso de riesgo queprovoca la obesidad se mantuvo estable.

El equipo opinó que "la amplia variedad de problemas" quepuede producir la obesidad, desde alteraciones en el azúcar yel metabolismo de la grasa hasta cambios en la actividadhormonal, podría estar interviniendo en la relación estudiada.

Para los autores, los próximos estudios deberían buscartambién los papeles potenciales de los hábitos alimentariosdurante el embarazo, además de datos genéticos.

"Los resultados sugieren que si las mujeres obesasadelgazan antes de quedar embarazadas, reducirían lasprobabilidades de que sus bebés nazcan con defectos cardíacos",declaró el doctor Alan E. Guttmacher, director de NICHD.

FUENTE: American Journal of Clinical Nutrition, online 7de abril del 2010.

Más noticias