Público
Público

La obesidad no siempre está asociada con un aumento del riesgo cardíaco: estudio

Reuters

Por Aparna Narayanan

Un estudio efectuado en elReino Unido concluye que una persona obesa no estáinevitablemente destinada a desarrollar enfermedadcardiovascular y morir.

"Las personas con alto riesgo son aquellas que tienenobesidad combinada con otros factores de riesgo metabólico",dijo Mark Hamer, investigador principal asociado del UniversityCollege de Londres.

"Las personas con buena salud metabólica no tienen riesgo dedesarrollar enfermedad cardíaca", aun cuando sean obesas,agregó.

Por otro lado, los autores determinaron que las personasdelgadas con un perfil metabólico poco saludable tienen tantoriesgo cardiovascular como los obesos con otras enfermedades.

Los resultados, publicados en Journal of ClinicalEndocrinology & Metabolism, surgen de más de 22.000participantes de mediana edad de una encuesta nacional de saludrealizada en Inglaterra y Escocia.

Sugieren que los factores metabólicos serían más importantesque el sobrepeso solamente para predecir el riesgocardiovascular individual.

Desde el punto de vista clínico, los autores opinan queestratificar a las personas según su perfil metabólicopermitiría identificar a los obesos y no obesos que deberíanrecibir tratamiento farmacológico o hacer dieta más ejercicio.

"Las personas obesas deben adelgazar por su salud, pero hayque organizar mejor cómo evaluamos a los pacientes" paradeterminar su riesgo metabólico, dijo Hamer.

Un adulto con un índice de masa corporal (IMC) de 30 o máses obeso. Se considera un IMC normal entre 18,5 y 24,9, mientrasque un rango de entre 25 y 29,9 revela sobrepeso. El IMC es unindicador que tiene en cuenta el peso en relación con la altura.

En los últimos 20 años, la obesidad aumentósignificativamente en Estados Unidos. Los Centros para elControl y la Prevención de Enfermedades (CDC por su sigla eninglés) estiman que más de un tercio de los adultosestadounidenses son obesos.

¿MALA SALUD METABÓLICA?

El equipo de Hamer reunió información del IMC y el perfilmetabólico de los participantes, y los estudió durante sieteaños. Luego, determinó cuántos participantes murieron y por quécausas.

Ninguno tenía enfermedad cardíaca al inicio del estudio.Casi un cuarto tenía obesidad y menos de un cuarto de ese grupoera "metabólicamente sano", es decir que no tenía valoresanormales de presión, colesterol, glucosa o inflamación.

Durante el estudio, fallecieron más de 600 participantes porcausas cardíacas y 1.800 por otras causas. Los obesos con buenasalud metabólica no tenían más riesgo de morir por enfermedadcardiovascular que los participantes delgados en buen estadometabólico.

Pero los participantes delgados y obesos con mala saludmetabólica tenían, respectivamente, un 59 y un 64 por ciento másriesgo de morir por enfermedad cardíaca que los participantessaludables que no eran obesos.

Entre aquellos con alteraciones metabólicas, losparticipantes no obesos tenían altos niveles de hipertensión einflamación como los obesos con otras enfermedades.

Los obesos con un perfil metabólico no saludable tambiéntenían un 72 por ciento más riesgo de morir por causas nocardíacas que aquellos con buena salud general, aun trasconsiderar la edad, el sexo, el tabaquismo, la actividad físicay el nivel socioeconómico de los participantes.

Los resultados se mantuvieron al utilizar la circunferenciade cintura, y no el IMC, para definir la obesidad.

El estudio demuestra la necesidad de "abordar la obesidadcon un enfoque más amplio" en lugar de concentrarse sólo en elpeso corporal, opinó la doctora Cora Lewis, profesora demedicina preventiva y epidemióloga de la University of Alabama,en Birmingham, quien no participó de la investigación.

FUENTE: The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism,online 16 de abril del 2012

Más noticias de Política y Sociedad