Público
Público

Las obras "corporales" de Tàpies se exponen en Barcelona hasta noviembre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Representaciones de cabezas, pies, torsos cortados, piernas, brazos o sexos se plasman en las 74 obras que se exhiben entre hoy y el próximo 4 de noviembre en la Fundación Tàpies en la exposición "Cabeza, brazos, piernas, cuerpo", que ahonda en la preocupación del artista por el cuerpo.

La directora de la Fundación, Laurence Rassel y Miquel Tàpies, su hijo, se han encargado de comisariar este proyecto, cinco meses después de la muerte del pintor, con piezas creadas entre el año 1999 y el verano del año pasado.

En declaraciones a Efe, Rassel ha rememorado hoy que con Miquel empezaron a preparar la muestra hace dos años con la idea de ofrecer al público una serie de obras de los últimos años del pintor con una fuerte presencia del cuerpo, posteriores a las que se pudieron ver en la gran exposición de 1998, "Tàpies. El tatuaje y el cuerpo. Papeles, cartones y collages".

La comisaria subraya que el cuerpo siempre fue un tema recurrente en la obra del barcelonés, como una presencia significativa de la condición humana. "Es mostrar la presencia del cuerpo como un exvoto, una manera de hacer entender el dolor, el sufrimiento, la condición frágil del ser humano", ha precisado.

Repartidas en los tres niveles de la Fundación, un total de 56 obras pertenecen a la colección de la familia, una es de la Fundación y las otras 18 provienen de coleccionistas y galeristas de Portugal, Bélgica, Estados Unidos, Finlandia, Italia y España.

En esta renovación de la mirada de la obra del artista, los comisarios han querido que en la planta principal las obras no estuvieran en la pared, sino separadas de ella para que el público pueda deambular a su alrededor.

Para Rassel, se trata de que cada persona que acuda a la Tàpies pueda "usar el propio cuerpo para mirar las obras, implicándose y acercándose lo máximo posible".

En este sentido, lo que pretenden en cierta manera es recrear el taller del artista, en un esfuerzo para revivir el encuentro entre el autor y su obra, "sentir su peso, su rugosidad, las materias, en definitiva, su corporeidad".

También se exponen los dibujos de "Vint-i-una intervencions", de 2001 y los de la serie "Làtex".