Público
Público

La OEA no reconocerá las elecciones de Honduras

Zelaya anuncia que los países miembros abogan por endurecer las medidas de presión contra los golpistas

EFE

El depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, logró hoy el apoyo que buscaba de los países miembros de la OEA, que no reconocerán los resultados de las próximas elecciones y abogaron por endurecer las medidas de presión.

'Los países han manifestado hoy que no están dispuestos a reconocer ni el proceso ni los resultados' de los comicios del próximo 29 de noviembre en Honduras, dijo Zelaya tras reunirse con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, y el Consejo Permanente del organismo.

'Todos se han manifestado en pro de endurecer más bien las medidas contra el régimen' de facto de Honduras, dijo para recalcar el respaldo que ha recibido de los 33 países miembros activos del organismo, aunque no reveló de qué tipo de acciones se trataría.

El depuesto presidente acudió hoy por cuarta vez a la OEA desde que fue derrocado y expulsado de su país el pasado 28 de junio mediante un golpe de Estado.

El encuentro de hoy en la OEA era 'necesario' después de que la misión de cancilleres del organismo fracasara en su viaje a Honduras en su intento de lograr que el Gobierno de Robert Micheletti firmara el llamado Acuerdo de San José, y sirvió para 'intercambiar opiniones' sobre las negociaciones y la situación en ese país centroamericano, dijo Zelaya.

La crisis en Honduras aún no tiene perspectivas de solucionarse a corto plazo 

La crisis en Honduras aún no tiene perspectivas de solucionarse a corto plazo dos meses después del golpe de Estado, pese a los esfuerzos de la comunidad internacional, y en paralelo, el gobierno de facto prosigue con sus planes de celebrar elecciones generales.

El derrocado mandatario dijo que los países no pueden permitirse la 'extravagancia' de aceptar unas elecciones 'sin transparencia' que se celebren 'bajo sangre de fuego y bayonetas', y en las que el presidente legítimo esté 'desterrado'.

El depuesto mandatario también adelantó que, de agotarse las acciones de presión de la comunidad internacional, el pueblo hondureño y él recurrirán a 'medidas alternativas'. 'El pueblo hondureño tiene una paciencia infinita y nosotros también tenemos una paciencia infinita, pero todo tiene un límite', sostuvo Zelaya.

Por ello, subrayó, 'en el momento en que se agotaran todas estas acciones de la diplomacia internacional (...) el pueblo y su servidor también tienen mecanismos alternativos para restituir el respeto y el derecho a la libertad que tienen los ciudadanos de escoger a su gobernante y en participar en el proceso democrático'.

'El pueblo hondureño tiene una paciencia infinita... pero todo tiene un límite'

El depuesto presidente indicó que la comunidad internacional está aplicando muchas medidas de presión, pero no ocultó su deseo de que se endurezcan, sobre todo por parte de EEUU.

De la misma manera indicó que los países de América Latina no pueden 'quedarse burlados' ante la negativa de Micheletti a firmar el Acuerdo de San José y sus ultimas propuestas al mismo, dijo.

Más noticias