Público
Público

Olas de 9,5 metros inundan bajos y hunden 50 embarcaciones en San Sebastián

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El temporal que azota hoy la costa guipuzcoana, donde se han registrado olas de 9,5 metros de media, ha hundido unas 50 embarcaciones en el puerto de San Sebastián y ha inundado numerosos bajos en la Parte Vieja donostiarra, donde se ven coches cruzados en la calzada que han sido arrastrados por el agua.

El Centro Meteorológico del País Vasco ha informado de que el pico máximo del oleaje se ha registrado hacia las siete de la mañana, con la pleamar, cuando en la bocana del puerto de Pasajes, cerca de donde se encuentra encallado el buque "Maro", que ayer se rompió en tres partes, había olas de hasta 11,5 metros.

No obstante, la altura media de las olas en el conjunto de la costa guipuzcoana era de 9,5 metros, lo que ha permitido que el oleaje sobrepasara el muro del Paseo Nuevo, en la franja litoral de San Sebastián, y las olas saltaran por encima del pretil e inundaran la Parte Vieja o sobrepasaran la barandilla del Paseo de La Concha.

El Centro Meteorológico ha precisado que esta situación ha sido provocada por el temporal del oeste que se registra en el Atlántico, donde la mar de fondo, que ha generado olas de hasta 13 metros mar adentro, se ha juntado con una mar de viento, que ha dado lugar a rachas superiores a los 100 kilómetros por hora en la costa vizcaína.

La Guardia Municipal de San Sebastián evalúa los daños provocados por este temporal que no ha provocado heridos, aunque una mujer ha resultado lesionada al caer arrastrada por una ola que ha barrido una de las calles de la Parte Vieja, donde se han registrado los mayores destrozos.

En la calle Soraluze del casco antiguo donostiarra cinco coches han quedado amontonados en la calzada por la fuerza del mar, que se ha llevado consigo grandes rocas de la escollera del Paseo Nuevo, que pueden verse en aceras y carreteras.

En este barrio, varios locales tienen sus cristaleras rotas, y en muchos de sus establecimientos y garajes el agua llegaba hasta la cintura, aunque a partir de las nueve de la mañana ha comenzado a bajar la marea.

La fuerza del mar ha tenido tal intensidad que una ola ha sobrepasado a las 07.15 horas el primer espigón del muelle donostiarra y ha hundido medio centenar de pequeñas embarcaciones, mientras que otros pesqueros de mayor tamaño han quedado sin amarre.

En las playas también se han registrado importantes daños, con destrozos en el Club Náutico y en su pasarela, en las cabinas de La Concha, un trozo de cuya emblemática barandilla ha sido arrancada por una ola e incluso en el arenal de Ondarreta los elementos del parque infantil han aparecido destrozados a muchos metros de donde se encontraban, sobre los jardines, según han precisado fuentes municipales.

El temporal ha afectado incluso a zonas que habitualmente no están expuestas al mar, como el puente de Santa Catalina, junto a la estación de Renfe, donde una parte de su barandilla ha sido arrancada, mientras que el cercano túnel subterráneo, está totalmente anegado.