Público
Público

Olazábal se entrenará mañana en Málaga y regresa a la competición el jueves

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

José María Olazábal se entrenará mañana en el campo marbellí de Aloha, escenario desde el jueves del Open de Andalucía y elegido por el golfista vasco para reaparecer después de siete meses y siete días inactivo por lesión.

La única idea de Olazábal es, simplemente, probarse ante la proximidad del Masters de Augusta (10 al 13 de abril). Su apoderado, Sergio Gómez, aseguró a EFE que "carece de sentido probar primero en América". Olazábal eligió Marbella en vez de Nueva Orleans, en el torneo del circuito europeo que organizan conjuntamente y esta semana las empresas de sus compañeros Miguel Ángel Jiménez y Gonzalo Fernández-Castaño.

Si el resultado de esta tentativa es positiva para Olazábal la próxima semana hará las maletas para viajar a Houston y disputar el Shell Open. Seguidamente acudiría al torneo de Augusta, que ganó en dos ocasiones (1994 y 1999).

Fuentes cercanas al jugador aseguraron a EFE que Olazábal, de 42 años, está "médicamente bien", aunque persisten las molestias y éste es el motivo por el cual no se garantiza la continuidad competitiva del jugador.

Olazábal jugó una vuelta oficial por última vez el 8 de agosto de 2007, la segunda ronda del US PGA. El golfista vasco decidió ese día parar indefinidamente por un problema físico que comenzó meses antes con una hinchazón en la rodilla izquierda y cuyos dolores se extendieron, posteriormente, a los miembros superiores.

El diagnóstico definitivo evidenció que se trataba de una espondiloartropatía indiferenciada, cuya causa es desconocida y con incidencia en las terminaciones que se insertan entre los tendones.

El jugador nacido en Fuenterrabía ha caído al puesto número 132 de la lista mundial por culpa de este parón obligado, el segundo más largo de su carrera después de la lesión (artritis reumatoide) que sufrió entre 1995 y 1997.

"Esto es sólo una prueba, sin más, pero no quiere decir que vuelva a la competición de manera regular. Quiero ver cómo me siento, voy a ver lo que me dice el cuerpo. Voy a Aloha con dudas, no sé si va a ser cuestión de una semana y tal vez me tenga que volver para casa, o si podré continuar compitiendo en más torneos, tengo que probarme", comenta Olazábal.