Público
Público

Omega 3 ayudaría prevenir impacto vascular nacidos bajo peso

Reuters

Suplementar la dieta conácidos grasos omega 3 durante los primeros cinco años de vidaayudaría a prevenir el engrosamiento de las paredes arterialesen niños con problemas del desarrollo fetal.

El bajo peso al nacer está asociado con un aumento delriesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular en la edadadulta. En el 2005, el equipo del doctor Michael R. Skilton, dela Universidad de Sídney, Australia, halló una relación entrelas deficiencias del desarrollo fetal y un aumento del grosor dela íntima media (IMT, por sus siglas en inglés) en los neonatos.

Ahora, el mismo equipo estudió a los niños participantes delEstudio Infantil de Prevención del Asma, un ensayo clínicoaleatorio que busca determinar si el uso de suplementos delomega 3 reduciría el riesgo de atopía y asma.

El equipo analizó a un subgrupo de participantes que habíannacido con un peso por debajo del percentilo 90. En el estudiopublicado en Pediatrics, los autores compararon el crecimientofetal y el IMT a los ocho años.

A partir de los seis meses de edad, o de la alimentación conmamadera, los 187 niños tratados con omega 3 habían recibido unsuplemento diario de 500 mg de aceite de pescado, con margarinay aceite de canola. El grupo controlado, de 176 niños, habíarecibido un suplemento diario de 500 mg de aceite de girasol yaceite y margarina rica en ácidos grasos omega 6.

En el grupo controlado se observó una asociación inversasignificativa entre el peso al nacer y el IMT (p =0,04) que semantuvo estable hasta los ocho años tras considerar el IMC.

En cambio, esa relación no apareció en el grupo tratado conácidos grasos omega 3 (p=0,24). De hecho, se observó unatendencia al aumento del IMT cuanto mayor había sido el peso alnacer.

"Para el peso por debajo del punto de intersección, elefecto observado en el IMT de la carótida es consistente con laadministración de omega 3, que por cada kg menos de peso alnacer (ajustado según la edad gestacional y el género) reduce un5-7 por ciento el riesgo futuro de tener un infarto y un 6-8 porciento el de padecer un accidente cerebrovascular", escribe elequipo.

"Los nuevos estudios deberían evaluar si esta intervenciónreduce la incidencia de la enfermedad cardiovascular en la edadadulta de las personas con deficiencias del crecimiento fetal",concluyeron.

Más noticias de Política y Sociedad