Público
Público
Únete a nosotros

Una ONG subvencionada por el Gobierno acoge a refugiados y toxicómanos en el mismo centro

Varias organizaciones denuncian la situación de los internos en Dianova, un centro sin experiencia previa en el trabajo con refugiados y que ha recibido quejas al respecto.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

MADRID.- Un mismo centro para acoger a personas refugiadas y personas toxicómanas que tratan de recuperarse de graves adicciones. Así es como se encuentran los internos del centro Dianova, subvencionado por el Gobierno pese a que no tiene experiencia previa en el trabajo con refugiados ni realiza atención específica y pese a haber recibido numerosas quejas en este sentido. Algo que no ha evitado que se renovara la subvención por parte del Gobierno, relata la Cadena Ser.

De hecho, algunas ONGs como Acnur o Amnistía Internacional ya habían levantado la voz de alarma por el trato que reciben los inmigrantes en este centro, en el que a menudo tienen que lidiar con situaciones complejas e incidentes que han aflorado en forma de testimonios en los últimos meses. 

Una situación contradictoria teniendo en cuenta que el Ministerio de Empleo dirigido por la ministra Fátima Báñez retiró la subvención a este mismo centro por "deficiencias en la atención" en otro programa dirigido a la atención humanitaria a inmigrantes.

Según explica la Ser, el Ministerio está ahora "investigando las quejas". Las ONGs lamentan que se haya tenido que esperar tanto y acumular tantas quejas para que se empiece a tomar cartas en el asunto. Según fuentes del ministerio citadas por el medio,  “los controles de las ONG y Asociaciones que reciben fondos de las subvenciones convocadas son constantes y se realizan visitas cuando se reciben quejas de los beneficiaros”. 

Relato de los internos

De un modo diferente lo ven los propios internos, algunos de ellos han tenido que recibir atención psicológica tras su paso por Dianova y relatan las escenas de tensión: "Vivíamos en un clima de miedo, todo el mundo tenía miedo a hablar no fuera a ser que se les hiciera un informe negativo y pudieran ser enviados a sus países de vuelta. Desde que estaba dentro tuve que acudir al psicólogo varias veces y al salir he tenido que seguir recibiendo asistencia, ha sido una experiencia muy dura".

Más noticias en Política y Sociedad