Público
Público

La ONU cuestiona que se retiren fotos de etarras

El relator de Naciones Unidas niega que "inciten a la violencia"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El relator de las Naciones Unidas para la protección de los derechos humanos en la lucha contra el terrorismo, Martin Scheinin, cuestionó ayer en Leioa (Vizcaya) que la exhibición de fotografías de presos de ETA por parte de sus familiares o amigos suponga una 'incitación a la violencia'. Esta es una condición para presumir que en este tipo de concentraciones se incurre en un delito de enaltecimiento del terrorismo. 'Debemos suponer que la motivación [de las familias de etarras encarcelados] es más humana y que el objetivo es crear simpatía más que incitar a la violencia', manifestó.

Scheinin hizo esta declaración en el transcurso de una conferencia que pronunció en la Universidad del País Vasco con motivo de la apertura del curso de la Facultad de Derecho. En la presentación de la misma, participó el viceconsejero vasco de Interior y también jurista, el socialista Rafael Iturriaga, quien asumió que la intervención de Scheinin no iba a dejar indiferente a nadie.

Fue en el turno de preguntas cuando el relator de las Naciones Unidas entró de lleno en la polémica surgida a raíz de las últimas decisiones adoptadas por la Audiencia Nacional para prohibir que haya imágenes en las protestas convocadas por el colectivo de familiares de presos de ETA (Etxerat). El Gobierno vasco también respalda esta prohibición dentro de su política de 'tolerancia cero' con todo el entorno de la banda armada.

Martin Scheinin consideró que la imagen de un miembro de ETA puede utilizarse, a priori, como un 'discurso visual' para incitar a la violencia en una coyuntura determinada. Sin embargo, en el caso concreto de las protestas que promueven familiares y amigos de los miembros de ETA encarcelados, supuso que su propósito es 'más humano'. 'En cualquier caso, corresponderá a los tribunales analizar el contexto', añadió.

En su conferencia, Martin Scheinin también repasó las principales conclusiones del informe que elaboró, el pasado año, acerca del ordenamiento jurídico español en vigor para combatir el terrorismo. Consideró 'modélica' la actuación de España, pero lamentó que el Gobierno haya pasado por alto, al menos por ahora, el grueso de sus consejos para garantizar el cumplimiento de los derechos humanos según los criterios de la ONU.

En el citado informe, advertía que la legislación española pecaba por permitir, con demasiada flexibilidad, imputar un delito de enaltecimiento del terrorismo, limitar la participación en las elecciones de partidos políticos o mantener a los detenidos incomunicados durante cinco días sin derecho a la asistencia de un abogado.

El relator de la ONU lamentó, en este sentido, que la respuesta del Ejecutivo español a sus recomendaciones haya sido 'muy defensiva o no muy abierta a las reformas'. 'Soy consciente de que cambiar estas cosas lleva tiempo', agregó.

Dos visitas a España
El relator de las Naciones Unidas visitó España en dos ocasiones el pasado año, para elaborar un informe sobre los instrumentos que usa el Estado en la lucha contra el terrorismo y trasladar diversas recomendaciones al Gobierno.

Control sobre la tortura
Scheinin instó a las autoridades a aumentar el control para erradicar las torturas en las comisarías.

Incomunicación de presos
Propuso también la abolición de la incomunicación de los detenidos, una medida ya planteada en 2003 por la ONU.

Ley de partidos
Además, puso en tela de juicio el proceder de la Audiencia Nacional en algunos casos, la doctrina Parot y la dispersión de presos. Y recomendaba que España adaptase las expresiones vagas de la Ley de Partidos a los principios internacionales relativos a la limitación de la libertad de expresión.

Más noticias en Política y Sociedad