Público
Público

La ONU llama a fortalecer a la mujer como un factor de cambio social y económico

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La ONU conmemoró hoy el Día Internacional de la Mujer con un llamamiento a aumentar la inversión para eliminar la discriminación y fortalecerla como factor de cambio social y económico en las sociedades más empobrecidas del planeta.

En una ceremonia encabezada por el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, la organización destacó la responsabilidad de gobiernos, empresas y entidades privadas de respaldar programas que "fortalezcan" el papel de la mujer en la sociedad.

"Invertir en la mujer no es sólo lo correcto, es lo inteligente", afirmó Ban en su intervención, al tiempo que argumentó que "el mundo tiene en la mujer el potencial más importante y más desaprovechado para lograr el desarrollo y alcanzar la paz".

El responsable de Naciones Unidas reconoció que la población femenina "todavía sufre de discriminación, carencia de recursos, tiene un acceso limitado al poder y es víctima de la violencia de género".

Por ello, instó a "incrementar espectacularmente" la inversión en favor de esta mitad de la sociedad y ajustar los mecanismos de financiación al principio de la igualdad de género.

En ese sentido insistió en la necesidad de que la inversión de recursos públicos cumpla con la misión de reducir la desigualdad mediante el incremento de la participación femenina en la toma de decisiones o en la elaboración equitativa entre los géneros de los presupuestos.

Asimismo aseguró que se aumentará la asignación de fondos de los programas de asistencia al desarrollo para proyectos de igualdad de género, la financiación de infraestructuras que beneficien especialmente a la población femenina en los países pobres -agua o servicios sanitarios, por ejemplo- y el acceso de la mujer a los canales de crédito.

Prueba del éxito empresarial de la mujer, prosiguió, es que el número de mujeres pobres que reciben microcréditos ha aumentado de 10 millones en 1999 a 69 millones en 2005.

Ban aseguró que liderará con el ejemplo y anunció que doblará el personal de la oficina de su asesora especial en cuestiones de género, Rachel Mayanja, además de "incrementar significativamente" la división de la ONU para el Progreso de la Mujer.

Al mismo tiempo, reconoció que los gobiernos en general facilitan cada vez más la inversión en la población femenina y que más de 50 países han incluido medidas de igualdad de género en la elaboración de sus presupuestos.

La celebración de hoy, adelantada al 8 de marzo, que es la fecha oficial del Día de la Mujer, se enmarca en la atención que este año la ONU quiere prestar a la lucha contra la pobreza, cuando se está a medio camino del plazo de los Objetivos de Desarrollo del Milenio fijados para 2015.

Además, el secretario general fijo el pasado 25 de febrero como meta de Naciones Unidas vinculada a los ODM la erradicación de la violencia machista antes de esa fecha.

En la ceremonia de hoy, junto al líder de la ONU se encontraba la ministra de Administraciones y Servicios Públicos de Sudáfrica, Geraldine Fraser-Moleketi y el consejero delegado del banco de inversiones estadounidense Goldman Sachs, Lloyd Blankfein.

Goldman Sachs anunció el miércoles una inversión de 100 millones de dólares en los próximos cinco años para sufragar la educación empresarial de 10.000 mujeres de escasos recursos en todo el mundo.

El programa, destinado especialmente a las zonas más pobres de Oriente Medio, Asia y África, ofrecerá oportunidades educativas a través de una alianza entre escuelas empresariales locales y universidades de Europa y Estados Unidos.

Blankfein apuntó en su intervención en la ceremonia en la ONU que su iniciativa cumple con la meta de este año del Día Internacional de la Mujer de sacar rentabilidad de un recurso infrautilizado.

"Ningún país logrará alcanzar su potencial si le cierra el paso a la mitad de la población o la deja de lado", reiteró.

Estudios elaborados por economistas del mismo banco de inversiones muestran que invertir en la educación femenina puede aumentar cerca de un 0,2 por ciento el Producto Interior Bruto (PIB) anual de un centenar de países en desarrollo.

A pesar de los propósitos de igualdad acordados en la Conferencia Mundial de la Mujer que se celebró en Pekín en 1995 o en el Consenso de Monterrey sobre el Desarrollo de 2002, las estadísticas todavía reflejan una amplia discordancia entre la realidad y los principios.

Así, el 64 por ciento de los 867 millones de personas que no saben leer son mujeres, y la mayoría de los menores de hasta 11 años sin escolarizar en el mundo son niñas, según cifras del Banco Mundial.