Público
Público

La ONU y Siria acuerdan abrir cuatro oficinas para coordinar la acción humanitaria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Naciones Unidas ha llegado a un acuerdo con el régimen sirio para abrir cuatro oficinas en sendas ciudades del país y coordinar la acción humanitaria, anunció hoy la vicesecretaria general de la ONU para Asuntos Humanitarios, Valerie Amos.

El anuncio se conoció durante la tercera reunión del Foro Humanitario sobre Siria, que tuvo lugar hoy en Ginebra, y durante el cual se leyó una carta de Amos en la que anuncia el acuerdo para abrir oficinas en las ciudades de Deraa, Dayr, Homs y Idlib, explicaron a Efe fuentes del foro.

La persona que ha logrado el acuerdo ha sido el coordinador humanitario regional de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA), Radhouane Noucier, que será también el encargado de establecer las oficinas.

La misiva no hace referencia a cuándo podrán comenzar a funcionar dichas oficinas para implementar el plan de contingencia organizado por la ONU para asistir a más de un millón de civiles sirios durante seis meses.

Fuentes de la ONU han aclarado si bien se ha llegado el acuerdo "esto no quiere decir que podamos aplicarlo", en referencia a las trabas que hasta ahora ha interpuesto el gobierno sirio a la implementación del plan de contingencia.

Según la misiva, las cuatro nuevas oficinas de la ONU deberán actuar de forma coordinada con la Media Luna Roja Siria.

Asimismo, siempre según las mismas fuentes, el ejecutivo de Bachar al Asad habría permitido a "más ONGs locales" a colaborar con las agencias de Naciones Unidas.

El Programa Alimentario Mundial (PAM) anunció en la reunión que está listo para poder alimentar a 500.000 personas en el mes de junio.

Por otra parte, en la reunión se puso de manifiesto que el número de refugiados sirios que residen en los países vecinos (Turquía, Líbano, Jordania e Irak) tras huir de los combates de su país ya asciende a 78.000.

El conflicto sirio ha causado en más de un año la muerte de más de 11.000 personas y 200.000 civiles han debido abandonar sus hogares.