Público
Público

Ordóñez dice que no hay margen para más gasto

 

 

P. GONZÁLEZ

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, dijo ayer en el Congreso que el sistema de pensiones requiere de unas finanzas públicas saneadas. A modo de aviso al Gobierno ante la tentación de nuevas medidas de impulso fiscal, el gobernador advirtió de que el margen del gasto público "se ha acabado". "El recorrido al alza del déficit público no puede ser ilimitado, para evitar un fuerte aumento de la deuda pública", insistió.

Por si no fuera suficiente, Fernández Ordóñez señaló que el superávit de la Seguridad Social que se ha venido manteniendo en los últimos diez años "podría desaparecer durante este año".Gran parte del superávit se ha ingresado en el Fondo de Reserva de las pensiones, dotado ahora con 56.000 millones de euros, que debe servir para hacer frente a las eventuales dificultades financieras del sistema.

Elevar la edad de jubilación

Durante su comparecencia en la Comisión parlamentaria que analiza el futuro del sistema de pensiones, el gobernador del Banco de España defendió la necesidad de abordar "sin tardanza" la reforma de la Seguridad Social. "Unas reformas moderadas y adoptadas con tiempo suficiente ayudarán a resolver los problemas a largo plazo y a tranquilizar y reducir incertidumbres", dijo.

Sin decantarse abiertamente por ninguna medida, el gobernador se mostró partidario sobre todo de las que tengan que ver con la edad de jubilación (como elevar la edad legal del retiro o endurecer la jubilación anticipada) y con la llamada contributividad, esto es, la relación entre cotización y prestación.

 

Más noticias de Política y Sociedad