Público
Público

Oreja jalea el paro y Aguilar lo acusa de deslealtad

El candidato del PP se aferró a "los cuatro millones de parados" y el del PSOE le censuró la falta de "solucione". "Alientan la huelga general", afirmó Aguilar. Ponen de modelos a Obama y Merkel

G. LÓPEZ ALBA

A piñón fijo y en las antípodas ideológicas. El primero de los dos cara a cara entre los cabezas de lista del PP y del PSOE para las elecciones europeas trasladó a la pantalla de TVE sus respectivos manuales de campaña, incluidos gráficos de acompañamiento. Jaime Mayor Oreja se aferró a "los cuatro millones de parados" y Juan Fernando López Aguilar respondió haciendo hincapié en la falta de alternativas y de lealtad de los conservadores, tanto para afrontar la crisis como en la política exterior. Si Obama fue el referente del socialista, la canciller alemana Ángela Merkel lo fue del conservador.

Por sorteo abrió el debate Oreja y, paradójicamente con corbata de color rojo, mientras que su antagonista lucía una azul, afirmó que "estas elecciones son determinantes porque son las primeras que vivimos en la crisis", para apostillar que "cuando hemos gobernado, creamos cinco millones de empleos".

López Aguilar intentó, sin mucho éxito, llevar el debate al terreno propio de la convocatoria electoral: "El futuro de Europa puede ser mejor o peor y nuestra obligación es que sea el mejor para las generaciones venideras. Hay dos respuestas: una conservadora, que pretende que se puede salir de la crisis con la misma receta que la ha causado; y hay otra respuesta, la que confía en los poderes públicos para liderar y proteger a los que pasan más dificultades".

Oreja sostuvo que la crisis en España es "una historia de tres grandes mentiras: la primera, negar la crisis; la segunda, que la culpa era de los demás; y la tercera, que dicen que tienen soluciones cuando no es verdad. ¿Cuál va a ser la siguiente mentira para ganar las elecciones?".

López Aguilar reaccionó con el recuerdo del Yak-42 y el 11-M y, tras señalar que "recuentan los parados con avaricia", acusó al PP de "alentar irresponsablemente esa huelga general que echan de menos". "No están interesados en ayudar a ganar la crisis, sino en ayudarse de la crisis. No han hecho ninguna propuesta y han boicoteado muchas", subrayó.

Oreja sostuvo que los socialistas "infartaron la economía porque no supieron hacer las reformas a tiempo" y López Aguilar exhibió el último libro de José María Aznar como prueba de que el PP tiene "un programa oculto" que pasa por abaratar el despido y "erosionar el Estado del bienestar". "Ustedes explotan la angustia de la gente, pero no la protegen. No aportan ninguna solución", insistió.

El debate aumentó de temperatura tras la pausa publicitaria y tomó una deriva netamente ideológica. López Aguilar, a quien Oreja había puesto a la defensiva en la primera parte, pasó al ataque y recordó al candidato del PP que "maniobró en el Parlamento Europeo para intentar evitar que condenara la dictadura franquista, ha votado contra la paridad, contra el reconocimiento de los derechos de los homosexuales... siempre ha votado a la derecha de la derecha. Es un incansable activista contra la extensión de los derechos y libertades".

Oreja, que se defendió con el recuerdo de que "hice la Transición en el País Vasco y nos jugamos la vida", contraatacó afirmando, al hilo de la reforma de la ley del aborto, que "Zapatero está intentando utilizar los valores para dividir a los españoles" y "trata de sustituir a los padres y a las familias por el Estado". Respondió López Aguilar que la derecha "quiere reglas para imponer una moral, pero donde hacen falta reglas, quieren impunidad".

Mayor Oreja sostuvo que "hoy no estamos en el puente de mando de la Unión Europea, sino en la periferia". Y López Aguilar, tras recordar la participación en el G-20, subrayó que el Gobierno "no ha contado ni un sólo momento con la lealtad del PP", al que invitó a hacerlo, al menos, ante la Presidencia española de la UE en 2010.

Excluida otra vez
IU está harta de la exclusión de los debates electorales. Su candidato, Willy Meyer, pronosticó ayer que el careo iba a ser “muy aburrido”, porque a los dos “les cuesta hablar de Europa”. Además, sostuvo, PP y PSOE coinciden en lo esencial: la no intervención del Estado en la economía, el rechazo a abrir un “proceso constituyente real” en la Unión Europea, en el modelo de desarrollo basado en “la especulación y el ladrillo” o en el “olvido” de la Estrategia de Lisboa”, informa Juanma Romero.

Un debate plural
“El debate europeo no es a dos, es mucho más plural”, reclamó Mayer, que además lamentó que TVE entre en el juego de programar duelos PSOE-PP. Es una muestra más, añadió, de la “democracia de bajísima intensidad” que existe en España. 

Más noticias de Política y Sociedad