Público
Público

Otros 4 empresarios de la operación Campeón declaran esta semana en el TS

EFE

El magistrado del Tribunal Supremo José Manuel Soriano, que investiga a José Blanco por cohecho y tráfico de influencias, tomará declaración esta semana a cuatro empresarios investigados en el "caso Campeón", que instruye la juez de Lugo Estela San José.

La primera de esas nuevas declaraciones, según fuentes del TS, se producirá el próximo martes, cuando están citados los empresarios José Antonio Espiñeira y Javier Rodríguez.

Espiñeira es el socio del primo político del exministro de Fomento, Manuel Bran, en la empresa de electricidad "Espiñeira y Bran", mientras que Rodríguez, de la empresa Proitec, fue, según Bran, quien le puso en contacto con Jorge Dorribo, el empresario que acusa a Blanco de recibir 200.000 euros a cambio de hacer gestiones en su favor.

Soriano ha citado para el próximo miércoles a Carlos Monjero, también de Proitec, que es otro de los empresarios investigados por la titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Lugo, al igual que José Antonio Orozco, vicepresidente de Azkar, que declarará en el Supremo el jueves día 8.

Inicialmente, la juez San José abrió la investigación por los delitos de fraude de subvenciones y contra la administración pública, en los que aparecían implicados un grupo de empresarios -entre ellos Dorribo, Monjero, Rodríguez y Orozco- que habrían establecido relaciones comerciales entre sí y obtenido préstamos y subvenciones de forma ilícita.

En la exposición razonada remitida al Supremo se transcriben declaraciones, correos electrónicos, facturas, transferencias, comunicaciones telefónicas y mensajes de móvil, que -según el auto en el que el TS asumió la investigación el pasado diciembre- "permiten inferir indiciariamente" una serie de entregas de dinero a Blanco, según declararon ante la juez de Lugo los empresarios.

Además de las declaraciones que tomará esta semana, Soriano interrogará el próximo día 14 a Xoan Bazarra, gerente de Salut d'Innovacció, la empresa andorrana de la que eran socios entre otros Orozco y Dorribo y a través de la que este último dice haber pagado a Blanco.

En la declaración prestada ante el Supremo el pasado día 21, Dorribo aportó un documento manuscrito supuestamente por Bazarra en el que había anotadas diversas cantidades que, según el empresario, corresponden a los pagos efectuados en la operación.