Público
Público

Pacientes subestiman radiación de las tomografías y sus riesgos

Reuters

Por Frederik Joelving

¿Dos o tres tomografías delabdomen pueden exponernos a las mismas dosis de radiación quela que sufrieron los sobrevivientes que vivían cerca de laexplosión de la bomba atómica de Hiroshima en 1945? ¿Esas dosisaumentarán nuestro riesgo de desarrollar cáncer?

Si respondi "sí" a ambas preguntas, acertó.

Y hasta está mejor informado que muchos pacientes de losdepartamentos de emergencias urbanos de Estados Unidos, segúnuna nueva encuesta realizada por un equipo del HospitalUniversitario de Cooper, en Nueva Jersey.

Los autores les plantearon lo mismo a más de 1.100pacientes atendidos por dolor estomacal.

La mitad respondió que no estaba tan convencido de lacomparación entre los sobrevivientes de Hiroshima y lospacientes expuestos a las tomografías computarizadas (TC), yexpresó una coincidencia de 13 en una escala de 0 a 100 (100expresaba la respuesta perfecta).

La mayoría de los pacientes tendió también a no coincidircon que las TC elevarían el riesgo de desarrollar cáncer. Ytres cuartos subestimaron la radiación que emite un examen porTC, comparada con la dosis de las radiografas de tóraxtradicionales, que es 100 veces más débil.

"El objetivo del estudio no es crear histeria masiva", dijola doctora Brigitte Baumann, emergentóloga de Cooper. Losresultados aparecen publicados en Annals of EmergencyMedicine.

"Lo que preocupa son los pacientes que siguen consultando asus médicos y se les indican un montón de TC. Pero a la personaque llega con dolor de tórax y tosiendo sangre (un signoposible de coágulos pulmonares), una TC le salvaría la vida",dijo Baumann a Reuters Health.

En las últimas décadas, se disparó el crecimiento deestadounidenses a los que se les realizan TC. En el 2007, lacifra alcanzó los 72 millones.

La tomografía ayuda a diagnosticar problemas graves, pero aalgunos médicos les preocupa su sobreutilización. A unoscientos o un par de miles de dólares por tomografía, su usoexcesivo sería un desperdicio del presupuesto de salud y devidas perdidas.

Según un estudio oficial, las TC realizadas sólo en el 2007causarían unos 29.000 cánceres y casi 15.000 muertes en EstadosUnidos.

Pero, desde la perspectiva del paciente, el riesgo parecemenor: se necesitarían 1.000 TC "promedio" para provocar uncaso extra de cáncer en la población de 50 años, explicó aReuters Health en noviembre Amy Berrington, del InstitutoNacional del Cáncer.

En cambio, uno de cada tres estadounidenses desarrollaalgún tipo de cáncer en su vida, de modo que el riesgoadicional sería un bajo precio a pagar si la consecuencia es unmejor tratamiento.

La dosis de radiación de una tomografía oscila entre unospocos milisieverts (igual que la radiación anual de fuentesnaturales) y decenas de milisieverts.

Los sobrevivientes de Hiroshima que vivían a un par dekilómetros de la explosión recibieron entre 5 y 100milisieverts, según David J. Brenner, director del Centro deInvestigación Radiológica de la Columbia University, que noparticipó del estudio.

Brenner aclaró que existen pocas diferencias entre losrayos X que se emiten a los pacientes en los hospitales y lamezcla de rayos X y radiación gamma que produce una explosiónnuclear.

"La gran diferencia es que los sobrevivientes a la bombaatómica recibieron radiación en todo el cuerpo, mientras que laTC es una exposición muy dirigida", agregó.

El equipo de Baumann revisó también las historias clínicasde sus pacientes y halló que a la mitad se le había realizadoTC en los últimos cinco años. "A algunos se les habíanrealizado hasta 57 tomografías. Eso es una gran cantidad",indicó.

En línea con estos hallazgos, la Administracin deAlimentos y Medicamentos de Estados Unidos acaba de poner enpráctica medidas para que los médicos reduzcan en sus pacientesla exposición innecesaria a radiación proveniente de losestudios médicos por imágenes.

FUENTE: Annals of Emergency Medicine, online 14 dediciembre del 2010

Más noticias