Público
Público

Pagará 360 euros por injuriar al Rey y 1.080 euros por insultar a la Guardia Civil

El condenado es un rapero que insultó a las dos instituciones durante un concierto en Tenerife. El fiscal pedía casi 15.000 euros de multa, pero el juez ha tenido en cuenta la débil situación económica del cantante.&n

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Audiencia Nacional impusó hoy una multa de 1.440 a Moises Rivas Leyva, el cantante del grupo de música rap 'Poetas de la calle' que insultó a los Reyes y a la Guardia Civil durante un concierto en la isla de Fuerteventura (Las Palmas), al considerar que cometió un delito de injurias al Rey y otro de injurias graves contra la Guardia Civil.

Los hechos se remontan al 19 de marzo de 2005, cuando, durante un concierto celebrado en la plaza de la Paz de Puerto del Rosario, en la isla de Fuerteventura, Rivas Leyva profirió expresiones como 'el Rey tenía que estar enterrado' o 'me cago en los muertos' de la Guardia Civil y dijo que 'se follaba' a las mujeres de los agentes, según indica la sentencia.

Por estas manifestaciones, los magistrados del Juzgado Central de lo Penal de la Audiencia Nacional han impuesto al cantante una multa de 360 euros por las injurias al Rey y otra de 1.080 euros por las injurias a la Guardia Civil.

El Ministerio Público, representado en el caso por el fiscal Luis Barroso, había solicitado para Rivas Leyva una multa de 14.400 euros.

Cuestión de 'scratch'

Durante la vista oral, celebrada el pasado 29 de octubre, Rivas Leyva negó haber injuriado a los Reyes o a cualquier otra persona y explicó que los insultos que se pudieron escuchar en el concierto procedían de un disco de un grupo llamado 'Doble Uve' que pincharon en directo para producir un 'scratch', un efecto musical muy utilizado en los conciertos de música rap.

Pero los jueces consideran que el testimonio del sargento de la Guardia Civil que interpuso la denuncia y que habitaba en un cuartel colindante al lugar donde se celebró el concierto desbarata estos argumentos. Dicho Guardia Civil detalló en la vista oral todos los 'improperios' lanzados por el cantante contra el Rey y los agentes de la Benemérita.

Los magistrados destacan la 'nula credibilidad del acusado' y aseguran que el cantante profirió las citadas expresiones con 'ánimo de injuriar' y que existía 'intención específica de difamar, vituperar o agraviar al destinatario'.

También tienen en cuenta que las expresiones fueran realizadas 'en un lugar público' con 'la publicidad añadida de un potente equipo de sonido', por lo que es posible deducir 'una muy notable propagación de los vituperios'.

Por último, la sentencia asegura que la cuantía de la multa se ha calculado teniendo en cuenta 'las posibilidades económicas' de Rivas Leyva, estudiante universitario.

Más noticias en Política y Sociedad