Público
Público

Pakistán dice que ayudará a Irán con los autores del atentado

Reuters

Pakistán ayudará a Irán a localizar a los autores del atentado suicida del fin de semana en el sureste de Irán, dijo el miércoles el ministro paquistaní de Asuntos Exteriores, mientras en la república islámica aumentan los llamamientos para que se castigue a los responsables.

El grupo rebelde suní Yundolá (los soldados de Dios) se atribuyó la autoría del atentado del domingo, en el que murieron 42 personas, entre ellas varios altos cargos de la Guardia Revolucionaria iraní. Teherán sostiene que este grupo actúa desde el otro lado de la frontera, en Pakistán.

El mando de las fuerzas terrestres de los Guardias, Mohamad Pakpur, fue citado por la televisión estatal pidiendo permiso para cazar terroristas en el vecino Pakistán.

El ministro paquistaní de Exteriores, Shah Mehmud Qureshi, no quiso responder a estas declaraciones y dijo que una delegación iraní va a ir a su país para una reunión.

"Les ayudaremos y apoyaremos para descubrir a los responsables", declaró Qureshi a Reuters por teléfono. "Arreglaremos esto de gobierno a gobierno". Además afirmó que el terrorismo es un problema regional y que los dos países tienen que ayudarse.

"Lo que estamos pidiendo es que como vecinos, como amigos, como países hermanos y amigos, tenemos que adoptar un enfoque de cooperación regional para afrontar esta amenaza", manifestó. "Pakistán está sufriendo, Pakistán es una víctima del terrorismo".

Pakistán lanzó el fin de semana una esperada ofensiva contra los integristas en el noroeste del país, después de una serie de atentados y ataques suicidas en las últimas semanas que han causado la muerte de más de 150 personas.

El país ha condenado el atentado en el vecino Irán, en una zona cerca de la frontera entre ambos países, y lo calificó de un "espantoso acto de terrorismo". Según los analistas, Yundolá está cada vez más inspirado por los integristas islámicos suníes de Pakistán.

Yundolá niega tener vínculos con grupos radicales regionales, pero los analistas lo relacionan con Lashkar-e-Jhangvi (LeJ), un grupo anti chií de la provincia paquistaní del Punjab que colabora con los talibanes paquistaníes. Se cree que ambos tienen lazos estrechos con Al Qaeda.

El presidente de Pakistán, Asif Ali Zardari, y su homólogo iraní, Mahmud Ahmadineyad, hablaron esta semana por teléfono y pusieron de manifiesto la necesidad de cooperar para plantar cara y erradicar a los "terroristas criminales".

Las relaciones entre los dos países han sido buenas en general en los últimos años, y están cooperando en un plan para construir un gasoducto. Pero en el pasado Irán ha acusado a Pakistán de acoger a miembros de Yundolá, y el máximo dirigente de la Guardia Revolucionaria, Mohamad Ali Yafari, dijo el lunes que el grupo tiene vínculos con los servicios secretos paquistaní, estadounidense y británico.

Más noticias de Política y Sociedad