Público
Público

El Papa hace un llamamiento contra la violencia en Irak y pide la liberación del obispo de Mosul

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El papa Benedicto XVI hizo hoy un nuevo llamamiento contra la violencia en Irak y pidió la liberación del arzobispo caldeo (católico) de la ciudad iraquí de Mosul, Bulos Faray Raho, secuestrado el pasado 29 de febrero.

El Pontífice hizo este llamamiento durante el rezo del Ángelus, tras implorar, "en nombre de Dios" a los israelíes y palestinos que prosigan por el camino de la negociación, y pedirles que abandonen las vías "tortuosas de la venganza y el odio" y recorran los caminos de "diálogo y confianza".

"Este deseo también lo hago extensible para Irak, mientras seguimos temiendo por la suerte de monseñor Raho y de tantos iraquíes que continúan sufriendo la violencia ciega y absurda, contraria a los deseos de Dios", afirmó Benedicto XVI.

El arzobispo de Mosul fue secuestrado por un grupo de hombres armados, que dispararon contra el vehículo en el que viajaba junto al chófer y los dos guardaespaldas cuando pasaban por el barrio Al Nur, en el noreste de la ciudad, a 400 kilómetros al norte de Bagdad.

El chófer y los dos guardaespaldas murieron en el ataque.

Tras conocer el hecho, el Papa lo calificó de "execrable", pidió a los secuestradores que hagan prevalecer las "razones de humanidad" y lo liberen "cuanto antes", expresó su solidaridad con las familias de las víctimas y la Iglesia Caldea, "tan golpeada", y reiteró su deseo de que el pueblo iraquí "encuentre caminos de reconciliación y de paz".

La Iglesia Caldea la constituyen la mayoría de los cristianos iraquíes, que son casi 600.000. La sede del Patriarcado está en Bagdad, donde vive la comunidad más numerosa de estos católicos de rito oriental, unos 350.000.

Los caldeos celebran todavía sus ritos en arameo. El actual patriarca, Emmanuel III Delly, fue nombrado cardenal por Benedicto XVI en el consistorio que celebró el pasado mes de noviembre.